Boletín

ALMERÍA

Almería pudo presumir de una Semana Santa de Interés Turístico Nacional

En el apartado musical destacar el gran nivel mostrado por las bandas de Almería como Santa Cruz, el Carmen o la A.M. Nuestra Señora del Mar.

Gándara

Alberto Sentís/GándaraALMERÍA

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 07:56

La Semana Santa de Almería 2019 se recordará por ser el año en el que se consiguió la Declaración de Interés Turístico Nacional. Un título honorífico que a buen seguro ha dado un importante respaldo al trabajo que desde hace décadas realizan las Hermandades de nuestra ciudad para engrandecer la Semana Santa. Una Semana Santa que abría los desfiles procesionales en barrios de extramuros con las hermandades del Camino y la Unidad. La parte alta de la ciudad se transformaba en el epicentro de la pasión durante unas horas el Sábado de Pasión, para dar el relevo a un Domingo de Ramos que es uno de los días grandes de la Semana.

Entre palmas y olivos de júbilo la Borriquita abría la mañana del Domingo de Ramos para que por la tarde tres grandes hermandades llenaran Almería de otras emociones con la Cena, la Estrella y Los Ángeles. En esta última se daba un hecho insólito con un costalero del paso de palio pidiendo la mano a la que será su futura esposa, con la Virgen como testigo. En la Cena también se estrenaba tras el misterio y rayando a un gran nivel la Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora del Carmen de Almería.

El Lunes Santo era el día en que Almería hincaba la rodilla al ver al Señor de Pasión en su Tercera Caída sobre su sobrio paso dar una auténtica catequesis en la calle. Desde el Zapillo el Gran Poder invitaba a todos a rezar en silencio desde las orillas del mar.

Llegábamos a un Martes Santo en que la Hermandad de la Coronación se quedaba en su barrio de los Molinos y que el Amor y el Perdón llenaban el centro de fieles. El Perdón congrega a su paso multitudes, siendo impresionante ver su caminar por la estrecha calle Silencio , donde la Cruz de Cristo era tocada por los vecinos desde los balcones o su visita a la plaza Catedral con ese toque de oración entre la penumbra. El Perdón con su sencillez, sus tambores destemplados y esos pebeteros que iluminan al Cristo es uno de los contrapuntos de nuestra Semana Santa.

El Miércoles Santo era el día del templo catedralicio de la capital con la salida de dos de las hermandades más señeras de la ciudad, Prendimiento y Estudiantes. Ambas pusieron grandes cortejos en las calles de Almería, siendo secundadas por la Hermandad de la Macarena desde el barrio de la plaza de toros y el Calvario desde Pescadería.

El Encuentro es el momento más multitudinario de la Semana Santa almeriense. El Jueves Santo en la plaza Circular se agolpaban miles de personas para ver ese momento mágico en el que la Santa Mujer Verónica, Jesús el Nazareno y la Virgen de la Amargura se encuentran tras tomar diferentes itinerarios en una estampa única. Las saetas pusieron esos sonidos tan especiales a ese instante. Angustias, Silencio y Rosario del Mar desde el Santuario de la Virgen del Mar completaron unos de los días grandes de la pasión.

Recogimiento, silencio y sobriedad, en un Viernes Santo muy castellano con las hermandades de El Entierro, Caridad y la Soledad, tras una madrugada en el que el Cristo de la Escucha, el Viacrucis por antonomasia de la Semana Santa almeriense repartió sus bendiciones hasta que los primeros rayos de sol aparecieron.

Y para cerrar la Semana Santa un Domingo de Resurrección que, a causa de la lluvia, el Resucitado se vio obligado a realizar una procesión claustral por el interior de la Catedral en la que sería la despedida de la imagen de Collaut-Valera tras 60 años acompañando la alegría de la resurrección de los almerienses.

En el apartado musical destacar el gran nivel mostrado por las bandas de Almería como Santa Cruz, el Carmen o la A.M. Nuestra Señora del Mar, que nos han brindado marchas y momentos únicos con el que se ha podido disfrutar, aún más si cabe, de la magia de una Semana Santa 2019 que ya es historia a la espera de la del año 2020.

Lo más