COPE

FÚTBOL/LIGA SMARTBANK

Cuando Fernando no se ve acompañado en la UD Almería

El cuadro almeriense suma su segunda derrota de la temporada a domicilio. Se vieron las carencias en defensa y en ataque. Samú Costa, desaparecido. La Ponferradina, muy superior.

ctv-i4v-gol-paris

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:24

Se suele decir en el mundo del fútbol que una victoria puede esconder un mal partido o que una derrota puede dejar en nada un buen trabajo. Lo primero fue lo que le sucedió al Almería hace una semana, cuando ganaron al Málaga, con un jugador menos y dejando, por primera vez en tiempo, la puerta a cero. Una cita en la que se llevaron los elogios por el trabajo defensivo, aunque el mejor fuera Fernando Martínez. Sus seis paradas de mucho mérito evitaron que los malacitanos pudieran ganar el encuentro, empatarlo e, incluso, haberle dado algo más de emoción al choque en los minutos finales.

Una semana después, en Ponferrada, el 'milagro' Fernando Martínez no se produjo. Bueno, sí se produjo pero no en toda su amplia expresión como en la cita anterior. Evitó el 1-0 en el primer tiempo, tras un fallo (otro más en esta campaña) de Samú Costa al realizar un pase a un compañero en línea defensiva. Ya en el segundo periodo, el Almería vio que el VAR anulaba un gol al cuadro local. Pero ya nada se pudo hacer para evitar el tanto, que al final sería de la derrota rojiblanca, de un Paris Adot que se transformó en Messi (por el golpeo con la zurda desde la frontal), cuando es un lateral diestro.

SIN EL ARSENAL OFENSIVO

Hasta aquí se podía entender que el desarrollo del choque era algo 'normal'. Que el cuadro local, que suma ya cuatro victorias en cinco jornadas, lograra perforar la portería rojiblanca. Pero con lo que no se podía contar, por el 'arsenal' ofensivo del Almería, era que Amir tan solo tuviera que realizar una intervención de mérito. En una acción anulada porque era fuera de juego de Sadiq.

El nigeriano pasó desapercibido. Y eso que lo intentó siempre con desmarques para hacer la vida más fácil a sus compañeros, pero ellos debían tener el balón y saber lo que hacer. Algo que nunca pasó en El Toralín. Comenzando por un Samú Costa que cada vez se le nota más incómodo en la función de único pivote. No ya por la labor defensiva, sí por la ofensiva con errores en el pase que están provocando ocasiones de gol de los contrarios. Tampoco conecta bien con los interiores, por lo que pasan desapercibidos.

Así que solamente las acciones individuales de Largie Ramazani son para crear peligro. El belga se sacó de la manga un remate desde la frontal que se estrelló en el larguero. Fue la misma acción que el gol de Paris Adot. A nivel numérico, ahí estuvo la diferencia. Pero hubo muchas más a lo largo del partido. Las que debe corregir el Almería si quiere que los milagros de Fernando Martínez tengan repercusión en el resultado. Es lo malo de que los porteros no puedan ganar partidos y sí intentar evitar la derrota.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo TRECE Al Día Noticias

TRECE Al Día Noticias

Con José Luis Pérez e Inma Mansilla

Ver TRECE