• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

Ciclismo/Tour.- Simon Yates puede con Pello Bilbao una decepcionante primera jornada pirenaica en el Tour

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:30

El ciclista inglés Simon Yates, del Mitchelton-Scott, se adjudicó la duodécima etapa del Tour de Francia, disputada este jueves entre las localidades de Toulouse y Bagnères-de-Bigorre sobre 209,5 kilómetros, una descafeinada primera jornada pirenica que mantuvo al francés Julien Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) con el maillot amarillo a la espera de la contrarreloj de Pau.

Parece que esta 'batalla' contra el crono, la primera y única individual de la edición de este año, pudo marcar las tácticas de este día de montaña, con dos puertos de nivel como el col del Peyresourde y, sobre todo, la Hourquette d'Ancizan, pero que nadie aprovechó, ni siquiera corredores rezagados en la general como Mikel Landa (Movistar Team) y que este viernes podrían ceder aún más tiempo.

No fue valiente como suele serlo habitualmente el vasco, pero lo cierto es que nadie lo fue, pese a que el inicio de etapa, disputado a un ritmo 'infernal', dejaba entrever lo contrario. Ahí quedó toda la energía y la gran escapada fue la que finalmente triunfó, con un ganador de prestigio como Simon Yates, actual ganador de La Vuelta y sin opciones en la general desde la primera semana, que privó de seguir alargando su gran año al español Pello Bilbao (Astana).

Estos dos ciclistas eran de los nombres más ilustres de la larga fuga, junto a otros como los del eslovaco Peter Sagan (BORA-Hansgrohe), que buscó aumentar su dominio en el maillot verde, y lo confirmaron su candidatura al triunfo en la ascensión final, que daba paso a un largo descenso hacia la meta que también pudo coartar los ataques de los favoritos.

Yates sabía del peligro de Bilbao, pero no pudo evitar que el ciclista vizcaíno, ganador en mayo de dos etapas del Giro de Italia, le alcanzase en su escapada junto al austriaco Gregor Mühlberger (BORA-Hansgrohe), el más inexperto y sin triunfos en grandes vueltas.

El británico luego supo moverse con inteligencia en los metros finales y arrancó en el momento adecuado por detrás de sus dos rivales para completar su palmarés de triunfos en Giro, Vuelta y, desde este jueves, Tour, pese a los esfuerzos de Bilbao, que reaccionó tarde y no pudo recuperar la desventaja.

Por detrás, donde se esperaba acción, nada de nada. Ni siquiera el Team INEOS decidió endurecer la subida final y el líder Alaphilippe vivió otro día tranquilo vestido de amarillo. Ahora, tratará de defender el 1:12 que tiene sobre el británico Geraint Thomas, mejor contrarrelojista y que buscará abrir más brecha sobre los escaladores de cara a un fin de semana con un diseño de nivel.

La localidad de Pau será el escenario de la salida y llegada de esta decimotercera etapa, la segunda y última contrarreloj de este año en el Tour, de poco más de 27 kilómetros y con un recorrido para corredores "completos, con potencia y cómodos en subidas", según la web de la carrera.

Lo más