Así narramos los goles en Tiempo de Juego:

Champions League

El Barcelona empata ante el Inter y se clasifica para octavos de final

Empate a uno entre el Inter y el Barça con goles de Icardi y Malcom, punto que clasifica a los azulgranas para los octavos. 

cope.es

Tiempo de lectura: 6' Actualizado 23:52

El Barcelona empató 1-1 este martes en su visita al Inter de Milán, sin el argentino Lionel Messi, y, pese a recibir el empate en el 87 con un tanto del argentino Mauro Icardi, se aseguró un billete para los octavos de final de la Liga de Campeones con dos jornadas de antelación.

Con Messi en la grada para no arriesgar con su lesión, el Barcelona dominó el partido de Milán y saboreó el triunfo gracias al primer gol oficial con la camiseta azulgrana del brasileño Malcom, en el 83, antes de que apareciera el argentino Mauro Icardi para salvar un punto para el Inter.

Pese a la decepción por no reencontrarse con un triunfo en el feudo del Inter que le falta desde 1959, el Barcelona obtuvo el pase matemático a los octavos de final y dispondrá de otras dos jornadas para garantizarse la primera posición en el grupo B.

Valverde aseguró en la rueda de prensa de la víspera que no iba a "correr ningún riesgo" con Messi tras su fractura del radio del brazo derecho y finalmente decidió descartarle, al apostar por un 4-3-3 con el francés Osumane Dembelé que formó el tridente junto al uruguayo Luis Suárez y al brasileño Philippe Coutinho, ex del Inter.

Pese a la baja de Messi, el Barcelona tomó el mando de la posesión desde el comienzo y obligó al Inter a encerrarse en su mitad de campo y a correr mucho. Una clave táctica ya vista en el choque del Camp Nou y que los milaneses no consiguieron contrarrestar tampoco en su feudo.

El juego a dos toques de Sergi Busquets y del croata Ivan Rakitic hacía daño al conjunto de Luciano Spalletti en el centro del campo y abría el camino para que Dembelé, Suárez y Coutinho asustaran repetidamente al meta esloveno Samir Handanovic.

El primer aviso llegó en el minuto 2 y llevó la firma del internacional francés Dembelé, con un disparo curvado de pierna zurda que fue despejado por el portero, mientras que diez minutos después fue Suárez quien perdonó una buena oportunidad al enviar el balón alto tras una buen regate ante el holandés Stefan De Vrij.

El Inter estuvo muy en apuros en fase de salida de balón y sus mayores llegadas ofensivas fueron encabezadas por unas acciones de fuerza y velocidad de Matteo Politano y sobre todo del croata Ivan Perisic, quien ofreció al ghanés Kwadwo Asamoah un perfecto centro raso al suelo que, sin embargo, el lateral no aprovechó al rematar alto.

De allí, la primera mitad estuvo casi completamente teñida de azulgrana. En el 22, Suárez rozó un gol espectacular con una acrobática vaselina con el exterior de la pierna derecha que terminó fuera por poco y el mismo delantero charrúa volvió a acercarse a la ventaja en el 41 con un derechazo parado por Handanovic.

Necesitaba carácter y lucidez el Inter para contrarrestar el poderío técnico del Barcelona, pero el comienzo de la reanudación registró las mismas dificultades ante la intensa presión practicada por los catalanes.

El equipo de Spalletti cometía graves errores en zona defensiva y Suárez y Coutinho volvieron a ser peligrosos en la zona de un Handanovic que fue de nuevo determinante para mantener la igualdad ante Coutinho (m.53) y sobre todo ante Rakitic, al negarle el gol tras un contragolpe organizado junto a un incansable Suárez (m.60).

La prestación sobresaliente del portero "interista" y la imprecisión ofensiva del Inter en sus pocas llegadas acompañaba el encuentro hacia el tramo final con una igualdad aún estable, pero todo cambiaría en los últimos diez minutos.

Valverde dio paso en el 81 a Malcom por Dembelé y el joven brasileño, que apenas disputó 79 minutos en los últimos ocho partidos del Barcelona (todos contra el Leonesa en la Copa del Rey), tardó 120 segundos para adelantar al Barcelona.

Recibió una asistencia de su compatriota Coutinho, controló el balón en el área y definió con la pierna izquierda para celebrar el gol ante el sector visitante de San Siro. Fue una enorme alegría para Malcom, que llevó sus manos a la cara por la emoción.

Sin embargo, la alegría azulgrana solo duró cuatro minutos, porque en el 87 Icardi, que hasta ese momento no había logrado ser peligroso, llegó primero en un balón suelto en el área de penalti y se lo acomodó para superar al portero alemán Marc-André Ter Stegen y salvar un punto de gran importancia anímica para el Inter.

El 1-1 final decretó el pase a octavos del conjunto de Valverde mientras que los milaneses todavía deberán ganarse una plaza en la siguiente ronda, ya que el Tottenham remontó y triunfó 2-1 en casa contra el PSV para colocarse a tres puntos de la segunda plaza.

FICHA DEL PARTIDO:

1. Inter: Handanovic; Vrsaljko, De Vrij, Skriniar, Asamoah; Brozovic (Lautaro, m.85), Vecino, Nainggolan (Borja Valero, m.63); Politano (Candreva, m.81), Perisic, Icardi.

1. Barcelona: Ter Stegen; Roberto, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Arthur (Vidal, m.74), Rakitic; Dembelé (Malcom, m.81), Coutinho, Suárez.

Goles: 0-1, m.83: Malcom. 1-1, m.87: Icardi.

Árbitro: Szymon Marciniak (POL). Mostró cartulina amarilla a los locales Brozovic (m.84) y Perisic (m.88) y al visitante Rakitic (m.42).

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada del grupo B de la Liga de Campeones disputado en el estadio de San Siro ante cerca de 75.000 espectadores. 


El muro holandés construido por el PSV Eindhoven durante 78 minutos, lo echó abajo un Harry Kane que con dos chispazos en la recta final del encuentro remontó el tanto neerlandés (2-1) y revivió las opciones de los londinenses de estar en octavos de final.

Los tres puntos acercan a los de Mauricio Pochettino a la siguiente ronda, aunque para certificarlo tendrá que visitar al Barcelona en el Camp Nou y recibir al Inter de Milán en Wembley, escenario que apenas resaltó este martes, vacío en la grada y tocado en el césped, aún recuperándose de batallas pasadas.

La tranquilidad que necesitaba el Tottenham para no enredarse de nervios y de la presión acuciante de necesitar la victoria sí o sí se quedó en el túnel de vestuarios y a los 'Spurs' les bastó menos de un minuto para apuntarse otro hándicap.

Los holandeses se lanzaron a un contraataque desde el flanco izquierdo, la defensa londinense despejó a córner y de desató el desastre. Gastón Pereiro agarró el cuero, la impulsó desde la esquina y Luuk de Jong, escoltado por tres defensores, se alzó por encima de ellos y cabeceó fuera el alcance de Paulo Gazzaniga, titular en lugar de Hugo Lloris, expulsado en el anterior encuentro.

El marcador señaló un minuto y 16 segundos cuando la hinchada reunida en Wembley dejó de maldecir al PSV y levantó la mirada buscando cuánto tiempo les quedaba para remontar.

Pero el impedimento no sería el minutero. El PSV se encerró atrás, pero como equipo holandés, no vive de repliegues y defensas, y el Tottenham encontró costuras por las que colarse y traspiés que aprovechar.

Mientras los 5.0000 ruidosos visitante, más presente que el frío público inglés, abucheaba a Chris Eriksen, por su pasado en el Ajax de Amsterdam, los de Pochettino se encomendaron al mejor Deli Alli y un gran Lucas Moura para inclinar el campo.

El brasileño tuvo en sus botas el gol de Diego Maradona a Inglaterra en el 86, pero tras dejar atrás a varios jugadores y plantarse en el área, no supo definir ante Zoet.

Antes, Alli estuvo apunto de aprovechar un córner para marcar con la espuela.

El mediapunta inglés, a costa de un pobre Kane en la primera mitad, tomó la bandera de líder e hirió en tres cuartos de cancha. Primero, robó en carrera y cedió Erikse, que erró delante de Zoet, con todo a favor, y después fue él el que no supo definir. Toby Alderweireld, también con pasado 'Ajacied', le filtró un gran balón desde la defensa y con solo el portero por delante, el meta le sacó una mano abajo frustrando el empate antes del descanso.

El PSV continuó encerrado y en ese escenario no pudo brillar Hirving Lozano, condenado al ostracismo de cazar una contra.

El asedio era total y las miradas inglesas seguían alzándose buscando un resquicio en el marcador.

Rascaban segundos los de Mark Van Bommel y abucheaba Wembley. Las internadas de Heung-min Son y del salido desde el banquillo Erik Lamela las rechazó el muro holandés.

Minuto 75, entró Fernando Llorente. Prácticamente sin minutos con Pochettino, más allá de los torneos coperos, el español salió para bajar balones y en la primera que tuvo, la acomodó con le pecho y se la dejó a Kane, para que el '9' de Inglaterra rompiese al fin la red de Zoet.

Y cuando el Tottenham se volcó, Gazzaniga, contagiado por el buen momento, evitó el segundo holandés en las botas de Donyell Malen.

El Tottenham recuperó la pizca de suerte y tuvo siete minutos por delante para dar la puntilla.

La diosa fortuna puso todas las fichas en la casilla londinense y un centro de Ben Davies por parte izquierda, lo remató de cabeza Kane y con un doble rebote, se coló en la portería de Zoet dejando los tres puntos en Wembley.

FICHA DEL PARTIDO:

2 - Tottenham: Gazzaniga; Aurier (Trippier, m.75), Alderweireld, Sánchez, Davies; Winks, Eriken, Moura (Lamela, m.62); Son (Llorente, m.75), Alli y Kane.

1 - PSV: Zoet; Angeliño, Viergever, Schwaab, Dumfries; Rosario, Pereiro (Malen, m.73), Hendrix; Bergwijn (Gutiérrez, m.86), De Jong (Sainsbury, m.81) y Lozano.

Goles: 0-1, De Jong (m.1), 1-1, Kane (m.78), 2-1, Kane (m.89).

Árbitro: Ivan Kruzliak (SVK) amonestó a Son (m.63) y a Trippier (m.95) por parte de los locales y a Lozano (m.38) y a Schwaab (m.93) por parte de los visitantes.

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el estadio de Wembley (Londres) ante 46.588 espectadores. 

Lo más