Imágenes míticas de la historia del deporte: la hazaña de Kathrine Switzer - Las Merinadas Deportivas de Edu

Imágenes míticas de la historia del deporte: la hazaña de Kathrine Switzer

Ocurrió el 19 de abril de 1967. Aquel día, una mujer valiente llamada Kathrine Virginia Switzer de tan solo veinte años, consiguió una hazaña sin precedentes. Se convirtió en la primera mujer en correr una maratón. Aunque parezca mentira, las mujeres tenían prohibido participar en la prueba hasta ese momento.

Nadie lo sabía. Switzer se inscribió en la maratón de Boston con el nombre de KV antes de su apellido y llevaría el dorsal 261. Desde 1897, solo habían participado hombres. Todos sus rivales en la carrera iban a ser de género masculino. Comenzada la carrera, sus rivales asistían sorprendidos e incluso animaban a la atleta alemana. Todo cambió en un instante. “De repente escuché los zapatos de una persona corriendo detrás de mí”. Se trataba de Jock Semple, director de la maratón de Boston. “Me agarró de los hombros y gritó: ¡Fuera de mi carrera, sal de aquí, devuélveme el dorsal!”. Semple estaba fuera de sí.

Acabó quitándole el dorsal trasero. El entrenador de Switzer, Arnie Briggs, le dijo que la dejara, que él la había entrenado y estaba para competir. Pero Semple continúo agarrando y empujando a la heroína alemana. Su delito: ser mujer. Continuó corriendo junto a su pareja Tom Miller, jugador de fútbol americano, que empujó y tiró a Semple al suelo. “Mi novio me dijo que corriera como nunca  y nos pusimos los tres a correr como niños que huyen de una casa encantada”.

Un día histórico para la mujer en el deporte

Kathrine Switzer acabó la carrera en cuatro horas y veinte minutos. Pero el tiempo era lo de menos. Lo que consiguió acabando aquella carrera fue el comienzo de todo para que las cosas cambiarán de una vez. Lideró la incorporación de la mujer en eventos deportivos. Aquella carrera cambió su vida y la de muchas mujeres. Al día siguiente las portadas de los diarios reflejaron lo ocurrido.

Hubo que esperar cinco años más, hasta 1972, para que las mujeres pudieran participar de manera oficial. Todo gracias a la protagonista de este recuerdo deportivo. Switzer corrió 39 maratones más. Ganó la maratón de Nueva York en 1974 y fue segunda en la de Bostón un año más tarde. En la actualidad se sigue dedicando a defender los derechos de las mujeres y no solo en el deporte. El dorsal 261 siempre será recordado de manera especial. Es el número de la igualdad.

 

 

FOTOS: GETTY IMAGES
0 0 0 0