Los últimos tiros de Michael Jordan - Las Merinadas Deportivas de Edu

Los últimos tiros de Michael Jordan

Nunca sabremos con exactitud quién ha sido el mejor deportista de todos los tiempos. Afortunadamente los ha habido y sigue habiendo muy buenos. Si nos centramos en el mejor jugador de baloncesto de la historia también hay debate. Es más, hay dudas entre dos magníficos jugadores: Michael Jordan y Lebron James. El primero, ya retirado, es el protagonista de este artículo y en mi opinión el mejor jugador de baloncesto  que hemos visto. El segundo está todavía en activo y sin duda es el mejor jugador del siglo XXI hasta el momento. Aunque regresó a la NBA más tarde, Jordan cerró el círculo con los Chicago Bulls una noche casi veraniega del mes de junio.

La final de la NBA de 1998 se jugó en once días. Los Bulls llegaban con la vitola de favoritos y los Utah Jazz a buscar la sorpresa. El equipo de Jordan buscaba su sexto título tras los cosechados en 1991, 1992, 1993, 1996 y 1997. Los Jazz intentaban derrotar a un equipo que lo ganaba casi todo, con el que habían caído en la final del año anterior. La serie final al mejor de siete partidos, iba a suponer el adiós de Michael Jordan a los Bulls. El final de una era. Los últimos tiros con un equipo de leyenda que llegó a seis finales y se puso seis anillos.

La serie de siete encuentros comenzó el 3 de junio de 1998 en casa de los Utah Jazz. Michael Jordan fue el máximo anotador de aquel partido con 33 puntos, pero no logró evitar la derrota de los Bulls. Los Jazz se pusieron por delante 1-0 en la eliminatoria final tras vencer 88-85 con 24 puntos y 8 asistencias de John Stockton y 21 puntos y 14 rebotes de Karl Malone.

El siguiente partido también se jugó en el Delta Center de Utah. 5 de junio de 1998. Oportunidad para los Jazz de ponerse con ventaja de dos a cero. Los Bulls dominaron en el primer, segundo y último cuarto. Los Jazz solo en el tercero. No les valió para ganar. Esta vez si valió que Jordan fuera el máximo anotador con 37 puntos. Los Bulls ganaron 93 a 88 y lo tenían todo a favor para los siguientes partidos en casa.

Dos días después llegó el tercer encuentro de la final. El United Center de Chicago asistió a una paliza de su equipo. Los Bulls ganaron 96 a 54. El único cuarto igualado fue el primero. Los Jazz solo perdían de tres. En el resto no hubo rival para el equipo de Jordan, que volvió a ser el máximo anotador con 24 puntos. Kukoc anotó 16 y Pippen y Burrell 10. En los Jazz mantuvo el tipo Karl Malone anotando 22. Casi la mitad de su equipo. Los Bulls ganaban 2-1 en la eliminatoria final.

El cuarto partido se jugó el 10 de junio en casa de los Bulls. Entre Michael Jordan y Scottie Pippen anotan 62 puntos. El primero 34 y el segundo 28. Gracias a ellos, la eliminatoria se puso 3-1. Los Bulls ganaron de cuatro, 86 a 82.

El 12 de junio, los Bulls reciben a los Jazz con la posibilidad de ganar la Liga NBA 1997/98. En esta ocasión es Karl Malone el máximo anotador con 39 puntos. Kukoc anota 30 y Jordan 28. El partido está muy igualado hasta el final, pero los Jazz terminan ganando de dos (83 a 81) y soñando con ganar en su cancha. La eliminatoria queda 3-2 a favor de los Chicago Bulls.

El 14 de junio de 1998, Michael Jordan anotó sus últimos puntos con los Chicago Bulls

14 de junio de 1998. Expectación máxima en el Delta Center de Utah. Si vencen los Bulls, ganan el campeonato. Si ganan los Jazz, empatan la final a tres y quedará un último partido donde se decidirá el campeón. Los Jazz ganan los tres primeros cuartos. El último comienza con cinco de ventaja sobre el equipo de Chicago (66-61). Llega el momento de la verdad. Faltan doce minutos para conocer el desenlace de un partido memorable. A cinco minutos del final, los Jazz ganan de un punto, 77 a 76. A tres minutos la ventaja es de dos para el equipo de Karl Malone, 81 a 79. Se acerca el momento cumbre con todo por decidir. A dos minutos se mantiene la ventaja, 83 a 81 para los Utah Jazz. Al último minuto se llega con el mismo marcador.

Es el momento para los mejores. Los que deciden campeonatos. Los que no se ponen nerviosos. Los ganadores. Michael Jordan anota dos tiros libres e iguala el partido a 83. Faltan 59 segundos para que todo acabe. El Delta Center de Utah, lleno a rebosar, anima a su equipo sin parar. A 42 segundos del final, John Stockton anota un triple sensacional y pone a su equipo con tres puntos de ventaja.

Los Bulls deben anotar en la siguiente jugada o tendrán perdido el partido y la posibilidad de proclamarse campeones por sexta vez. Locura en el pabellón, ven cerca la victoria. Faltan 37 segundos y Jordan anota dos puntos y coloca a su equipo a uno, 86 a 85. Jordan lleva cuatro puntos en apenas treinta segundos. A 20 segundos del final, Jordan le roba la cartera al cartero, a Karl Malone. Todo a favor para los Bulls, que pierden de uno, pero que si anotan ganarán con toda seguridad el partido y el campeonato.

Jordan controla el balón, lo bota y masca chicle a la vez. Faltan ocho segundos. Jordan se sitúa a seis metros de la canasta de los Jazz. Le cubre Bryon Russell, al que rompe la cintura. Jordan lanza y anota a seis segundos del final. Es su último tiro con los Bulls. The Last Shot.

Una canasta para recordar. Un último minuto de ensueño. Un jugador irrepetible. Un mago del baloncesto. Los Bulls ganan su sexto anillo tras vencer por 87 a 86 con 45 puntos (más de la mitad de su equipo) de Michael Jordan, seis en el último minuto. El mejor jugador de todos los tiempos, salta de alegría al verse vencedor y señala con sus manos el número 6. Los seis anillos de los Bulls de Jordan. Todo el mundo le abraza. No es para menos. Él solo fue capaz de ganar aquel partido. El mejor, acababa en lo más alto su carrera en Chicago.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 0 0 0