Cañón del Río Lobos - La Postal

Cañón del Río Lobos

Cuevas, miradores, senderos… y un paisaje que parece trasladarte a otra época. Las aguas del río Lobos y la historia han hecho todo el trabajo para que hoy podamos disfrutar de este parque natural que recorre más de 25 kilómetros entre las provincias de Soria y Burgos. ¡Arrancamos!

 

La erosión del agua ha levantado impresionantes paredes naturales. Muros de piedra caliza que alcanzan hasta los 100 metros de altura. Andando, en bici y en algunos puntos incluso a caballo los accesos principales al Cañón del Río Lobos son tres:

El Puente de los Siete Ojos: situado a 9 km de la salida de Ucero. En la carretera que une San Leonardo de Yagüe con Santa María de las Hoyas. El más usado por los senderistas y por quienes quieren llegar hasta la ermita templaria de San Bartolomé. En ‘La Postal’ recomendamos este primer acceso: es con el que mejor se llega a la zona más visitada del parque. Aunque no hay ningún papel que lo demuestre su construcción se relaciona con la Orden del Temple. Románica, del siglo XIII, cuenta con alguna influencia gótica. Su día grande: el 24 de agosto. No puedes permite la ermita… ni tampoco la Cueva Grande. En su interior alberga pinturas de arte rupestre.

 

La entrada de la Galiana, en la carretera que une Casarejos y Ucero. Es la más próxima al Centro de Interpretación del cañón –o Casa del Parque- construido sobre un antiguo molino reconvertido en piscifactoría.

 

-Desde Hontoria del Pinar, en Burgos.

 

Las mejores rutas

 

Hay como 20 pero ponemos el foco en cuatro:

 

Senda del Río: de 25 km sigue el cauce del río. Se puede acceder a ella tanto desde los dos extremos del parque como desde el Puente de los Siete Ojos. No tienes por qué hacerla entera. Elige un tramo ¡y disfruta!

 

Senda del Castillo: circular de 6.5 km. Discurre en torno al tramo alto del río Ucero y permite conocer su castillo. Lo más recomendable es iniciar el recorrido en la Casa del Parque.

 

Senda de las Gullurías: también circular pero algo más larga que la anterior. Son 9 km. Sale y llega al centro de interpretación. Es, sin duda, la senda preferida para quienes quieren ver el parque desde las alturas. Su punto fuerte es el mirador de las Gullurías desde el que podemos contemplar una gran vista panorámica.

 

Senda de Hontoria: de 10 km y también circular. Arranca en Hontoria del Pinar y es posiblemente la menos transitada. Nos lleva hasta el paraje de la Isla.

Solo nos quedan dos recomendaciones: mucha protección solar si vas a recorrer el Cañón en verano. Y mirar al cielo. Porque el buitre leonado es el ave más representativa de este paraje.

 

¿A qué esperas para conocerlo?

0 0 0 0