El cambio climático: un grito de alarma - La llama Viva

El cambio climático: un grito de alarma

Conocí a Jacques-Yves Cousteau cuando estaba estudiando en Madrid, en la Escuela Oficial de Periodismo de la calle Zurbano. El Director General de Prensa, D. Juan Gómez Aparicio, lo invitó para que pudiéramos entrevistarlo. Había venido a España desde Marsella, donde tenía su base de operaciones, para asesorar a un grupo de oficiales de la Armada que estaban poniendo en marcha la Escuela de Zapadores Anfibios en la zona militar de Illetas, en la isla de Mallorca.

Nos explicó como era la nave que había construido para poder sumergirse a profundidades que nadie hasta entonces había podido llegar. Nos habló de los arrecifes, de los mares de coral y de que la vida de todos los peces pequeños que viven en los mares y océanos dependía de su supervivencia. A primera vista, nos dijo, pueden parecer plantas que oscilan con el movimiento de las olas, pero en realidad, son animales que cazan alimentándose de plancton y de otros seres vivos…; Hoy se sabe que esta función no la hacen solo para sobrevivir, sino que con ello ayudan a la supervivencia de los mares y océanos.

Estamos celebrando en Madrid una Cumbre Internacional sobre el Cambio Climático, para estudiar el grave problema que está suponiendo el calentamiento de nuestro planeta. ¿Qué mundo van a heredar las próximas generaciones?.

Tenemos que cambiar nuestra forma de vida inculcando nuevos comportamientos desde la Escuela. Es sobre todo un problema educativo.

Los plásticos están cubriendo el fondo del mar y su superficie. Cada vez más a menudo, aparecen ballenas muertas, varadas en las playas con plásticos en el estómago.

El mar no puede ser un basurero. Los expertos nos han explicado que, dentro de pocos años, subirá “dos grados y medio la temperatura de la tierra” …, eso significa que tendremos lluvias torrenciales, inundaciones, con una fuerza que ya se ha empezado a sufrir en distintos países del mundo. Los océanos pierden concentración de oxígeno, cinco especies de osos polares están en peligro de extinción en el océano Ártico, la subida del nivel de las aguas puede suponer que desaparezcan muchas ciudades costeras.

La manifestación que ha llenado las calles de Madrid, con personas de todas las edades, ha sido un grito unánime para que los Gobiernos, empiecen a tomar medidas más ambiciosas. No se puede esperar más: hoy mejor que mañana. Bien por Greta Thunberg y por todos los que están dando la voz de alarma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *