El regreso de Isaiah Thomas - Con Basket si hay paraíso

El regreso de Isaiah Thomas

La presente temporada en la NBA alumbra el retorno de dos renacidos, uno de ellos afortunadamente ya no es noticia porque juega con regularidad , Derrick Rose, y muchos de sus movimientos en la pista hoy recuerdan al jugador que maravilló con su capacidad atlética y anotadora hasta ser el MVP más joven con tan solo 22 años en Chicago. El otro gran regreso se acaba de producir, Isaiah Thomas ha debutado con los Denver Nuggets de Juancho Hernangómez, después de un calvario que nadie sabe a ciencia cierta si habrá concluido, o tan solo es un punto y seguido.

El pequeño zurdo que maravillara en los Boston Celtics con una media de 28 puntos por partido, se acaba de estrenar en las montañas rocosas en el encuentro ante su ex equipo, Sacramento Kings. Es su vuelta a la liga once meses después, cuando sus problemas de cadera le obligaron a parar en los Lakers. En realidad, sus problemas vienen de muy atrás, un problema en el cartílago que une la cadera con el fémur, el labrum, vienen que se sepa de su etapa en los Celtics. Las primeras noticias de gravedad sobre su lesión se tienen de 2016 de una caída de Towns sobre su espalda, pero nadie tiene la certeza de que empezaran ahí.

Lo que sí parece claro es que su calvario empezó ahí, desde entonces arrastra problemas que le han llevado de un equipo a otro sin poder rendir. Fue moneda de cambio con Kyrie Irving para llegar a Cleveland, pero parece que Boston le metió un gol por la escuadra a Cleveland, porque la lesión era más grave de lo que se sabía. Isaiah es un jugador especial no sólo en la pista, y su engarce con otras estrellas no resultaba fácil según cuentan. De Ohio saldría en otro intercambio rumbo a los Lakers, se jugaba un contrato  y lo intentó, pero sus problemas se habían agravado. El genial y pequeño zurdo se vio obligado a parar y operarse.

Tal vez para entonces el ahora jugador de los Denver Nuggets ya había asumido que se estaba jugando su carrera, que su carrera podía estar terminando si no reparaba de la mejor manera esa lesión. El labrum es un anillo que conecta cadera y fémur, anatómicamente pieza fundamental para el jugador de baloncesto que flexiona continuamente las piernas defensivamente ,que necesita máxima movilidad para atacar, los cambios de ritmo y dirección, las entradas a canasta con las que se impulsan los jugadores pequeños. Thomas es esa clase de jugador que juega al límite de su físico, como el caso de Rose. Sus escorzos en el aire, su manera de suspenderse en sus llegadas a canasta y absorver las defensas precisan de su máxima expresión física. Un atleta en definitiva.
Básicamente una estrella que de haber tenido salud hubiera continuado siendo All Star estos años. Base con gran capacidad anotadora y gran mano en la larga distancia, pero también capacidad anotadora en penetración, ahora le toca probarse y demostrarse a sí mismo lo que puede hacer. ¿Qué versión de Isaiah Thomas veremos? es la gran incógnita. Por lo pronto su mano sigue intacta, como demostró nada más saltar a la pista, su conexión con Jokic hace salibar a la afición de Denver, un equipo atractivo que juega por grandes cosas. Nos apena que haya perdido su rol Juancho Hernangómez que ha tenido un arranque de temporada excepcional, jugando con mucha convicción, pero que ha perdido ahora protagonismo.

El aterrizaje de Isaiah en Denver es su enésima oportunidad, y le ha llegado de un entrenador que le conoce, Michael Malone, que fue su técnico en Sacramento. Isaiah quería volver a jugar, sentirse jugador, firmó por un mínimo en los Nuggets, porque no era un contrato sino una oportunidad lo que estaba firmando, la oportunidad de volver a ser el gran jugador que fue. ¿Tendrá salud suficiente para ello?

Que así sea, nadie quiere que un gran jugador se quede fuera de la pista por falta de salud, que tenga la oportunidad de volver a disfrutar y hacernos disfrutar. Es lo que sabe hacer, está en edad de hacerlo, hasta el punto de haber jugado por su hermana fallecida horas después en uno de los partidos más emotivos que se recuerdan en la NBA.

 

 

FOTO: NBA

0 0 0 0