TOROS TOLEDO

El Cid y Escribano, a hombros en Villanueva de Alcardete (Toledo)

Los diestros Manuel Jesús "El Cid y Manuel Escribano cortaron dos orejas cada uno y salieron a hombros en la localidad toledana de Villanueva de Alcardete, donde el rejoneador portugués Joao Moura, hijo, también obtuvo un apéndice.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 21:21

Los diestros Manuel Jesús "El Cid y Manuel Escribano cortaron dos orejas cada uno y salieron a hombros en la localidad toledana de Villanueva de Alcardete, donde el rejoneador portugués Joao Moura, hijo, también obtuvo un apéndice.

Se lidiaron dos toros de Lora Sangrán a caballo, y cuatro de José Luis Pereda, de correcta presencia y faltos de casta en general.

El rejoneador Joao Moura hijo, oreja y ovación.

Manuel Jesús "El Cid", silencio tras aviso y dos orejas.

Manuel Escribano, oreja y oreja.

La plaza registró menos de media entrada en los tendidos.

---------------------------

Tarde realmente desapacible la vivida en Villanueva de Alcardete, con fuerte viento y no menos intenso frío. Lo primero no influyó en el quehacer del rejoneador Joao Moura, quien logró lo más lucido en el cuarto de la tarde, destacando al montar a Colombo y Da Vinci. Perdió trofeo o trofeos al tardar en doblar el de Lora Sangrán. Su primera faena fue simplemente voluntariosa.

Sí molestó, sin embargo, la acción del viento a la hora de manejar las telas. El Cid protagonizó una primera faena tan correcta como insulsa, mal rematada con la espada.

Algo más de entidad tuvo el trasteo frente al quinto, que fue el menos malo de un encierro deslucido. Sin sutilezas pero con gancho para los tendidos, en esta ocasión el sevillano acertó al primer intento con el acero.

Manuel Escribano se justificó ante su primer oponente, un toro vacío de acometividad, al que arrancó una oreja. Tres cuartos de la misma condición tuvo el que cerró plaza, en el que destacó un buen tercio de banderillas, del que también le fue concedida una oreja tras cobrar una estocada baja.

Lo más