• Martes, 18 de junio 2024
  • ABC

COPE

Noticias

Más de un tercio de los regalos de Reyes se venden o se devuelven: de 'fast fashion' a la moda de segunda mano

Siempre hay una solución. Podemos devolver la prenda o el juguete si tenemos el ticket. Pero también podemos vender o donar

Audio

Ana Palacios
  • item no encontrado

Redactora de informativos

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 02:23

Por muy especiales que sean los Reyes Magos, no pueden acertar todos los años con los regalos de todo el mundo. Es normal que bajo el árbol no encontremos lo que estábamos esperando, ni que la ropa sea exactamente de nuestra talla. No hay que preocuparse, ni llevarse un disgusto. Siempre hay una solución. Podemos devolver la prenda o el juguete si tenemos el ticket. Pero también podemos vender o donar. Un tercio de los españoles devuelven o venden los regalos que reciben, en especial ropa.

¿Es una buena idea vender los regalos?

Ropa, complementos, perfumes y joyas, son los regalos con los que menos se acierta, aunque son los más deseados todos los años. No tienes que sentirte mal por devolver o vender los regalos de Reyes. Si nunca lo vas a usar porque no te gusta o no es tu talla, es mejor buscar otro producto al que si le vas a dar un uso. En este caso tenemos que pensar que, si nosotros no lo vamos a estrenar, es mejor venderlo.

Podemos intentar poner la prenda o el artículo en las muchas plataformas o webs de Internet como Wallapop, Vinted o Mil Anuncios dedicados a la venta de segunda mano, o intentarlo en una tienda física con el ticket de compra.

¿Del Fast fashion a la moda de segunda mano?

Se entiende como moda rápida al fenómeno por el cual se introducen colecciones de ropa que siguen nuevas tendencias, fabricadas de forma acelerada y a bajo costo. Ropa, que cada temporada cambia y, convierte en pasada de moda, la que tenemos en muchas ocasiones desde hace menos de un año.

Según el World Resources Institute, WRI, producir una camisa de algodón consume 2.700 litros de agua y genera el 20 por ciento de la contaminación industrial de este medio natural.

Las nuevas generaciones están cada día más concienciadas en la sostenibilidad. Gusta la moda, pero también cuidar el planeta. Por eso muchas pequeñas y grandes empresas como Zara tratan de satisfacer la conciencia del consumidor adaptándose a esta nueva forma de comprar. Tiene dos formas de reutilizar la ropa. Podemos arreglarla en los talleres con los que trabaja la firma, se hace desde la web, donde se despliega un menú rellenable, en la que indicas el producto y se te da un presupuesto de arreglo. La otra opción es comprar ropa de la forma de segunda mano, para eso han creado una pestaña especial donde encontramos las prendas a un precio menor.

Una segunda oportunidad para nuestros regalos

Cristina trabaja en Il Grifone, una tienda de segunda mano de productos de marca. Cuenta a COPE que normalmente el cliente: “nos trae regalos a los que ya se les ha pasado el tiempo de devolución, a veces son regalos del año pasado, pero siempre son cosas que están en perfecto estado”.

A esta tienda les llega desde ropa como complementos: bolsos, cinturones, gafas. Piden que sean productos de buenas marcas, pero por encima de todo, que estén en buen estado. Cristina nos dice que: “nos hemos encontrado con clientes que lo traen con el ticket y las etiquetas colgando”. No tiene por qué estar nuevo, pero si parecerlo: “en el calzado lo miramos mucho, si está nuevo perfecto. Si tiene algún uso, que el daño sea el mínimo”.

Verifican con cada cliente que el producto que les traen está en perfectas condiciones, que es auténtico: con el ticket de compra o una tarjeta que lo verifique. La prenda tiene que llegar del tinte o lavada de casa. No admiten nada que tenga una macha. Se valora el precio de venta, y el cliente recibe el dinero una vez que se vende.

Según Cristina: “en los últimos años hemos notado que cada vez más gente se anima a vender su ropa y complementos. Y mucha gente a comprar de segunda mano. Cada día estamos más concienciados con el planeta y el reciclaje de la ropa”.

Se vende a un precio mucho más barato que el original: “se nota la diferencia. Puedes comprar un abrigo de marca de piel a más de la mitad de su precio. Si es justo tu talla, te gusta y te encaja, puedes encontrar verdaderos chollos”.

Donar para que otros disfruten

Si no te cuadra ninguna de estas opciones, puedes pensar en donarlo a una ONG para que acabe en las manos de alguien que lo necesite de verdad.

Moda re, es un proyecto de Cáritas que gestiona la recogida, reutilización, preparación y venta del textil. Los precios suelen oscilar entre los 2 y los 20 euros, y van variando según las diferentes ofertas. Existen más de 6.500 contenedores de recogida de ropa y 120 tiendas en toda España. Son tiendas en las que se da trabajo a personas en situación o riesgo de exclusión social. Se trata de una colaboración que promueve el cuidado del planeta y la economía circular, a través de la donación solidaria, el reciclado y la inserción de personas vulnerables.

Otra forma de donar es la de Pascual, que trabaja en la tienda Humana Vintage: “recibimos todo tipo de prendas y en cualquier estado”. En la tienda admiten el producto, que luego se envía a un centro de distribución, se clasifica, se limpia, y se vuelve a enviar a la tienda.

Venden ropa desde los 9 euros. Hay prendas de marca que saldrán algo más caras. Depende además del estado en el que esté el producto. Puedes encontrarte también con chollos de 1 ó 2 euros en determinados periodos del año. El dinero recaudado con las ventas es destinado al desarrollo de proyectos de cooperación para impulsar el progreso de las comunidades de los países del Sur.

Estas Navidades no han logrado llenar su contenedor de donaciones, pero según Pascual: “si es cierto que con respecto a las navidades pasadas, hemos tenido un incremento de ventas. La gente ha comprado ropa de segunda mano para regalo de Navidad. Comprar de segunda mano es una moda”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar