COPE

Descubren la 'marca psicológica' de las mentes extremistas

Europa Press

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 07:32

Los investigadores de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, han mapeado la 'marca psicológica' subyacente para las personas que están predispuestas a tener actitudes sociales, políticas o religiosas extremas y que apoyan la violencia en nombre de la ideología.

El nuevo estudio, publicado en la revista en 'Philosophical Transactions de la Royal Society B', sugiere que una combinación particular de rasgos de personalidad y cognición inconsciente, las formas en que nuestros cerebros reciben información básica, es un fuerte predictor de puntos de vista extremistas en una variedad de creencias, incluido el nacionalismo y el fervor religioso.

Estas características mentales incluyen una memoria de trabajo más pobre y "estrategias de percepción" más lentas (el procesamiento inconsciente de estímulos cambiantes, como la forma y el color), así como tendencias hacia la impulsividad y la búsqueda de sensaciones.

Esta combinación de atributos cognitivos y emocionales predice el respaldo de la violencia en apoyo de una persona de "grupo" ideológico, según el estudio, que también mapea las firmas psicológicas que sustentan el conservadurismo político feroz, así como el "dogmatismo": personas que tienen una cosmovisión fija y se resisten a la evidencia.

Los psicólogos descubrieron que el conservadurismo está vinculado a la "precaución" cognitiva: toma de decisiones inconsciente lenta y precisa, en comparación con las "estrategias perceptivas" rápidas e imprecisas que se encuentran en las mentes más liberales.

Los cerebros de las personas más dogmáticas son más lentos para procesar la evidencia perceptiva, pero son más impulsivos en cuanto a personalidad.

La firma mental del extremismo en todos los ámbitos es una mezcla de psicologías conservadoras y dogmáticas.

Los investigadores de la Universidad de Cambridge dicen que, aunque aún se encuentra en las primeras etapas, esta investigación podría ayudar a identificar y apoyar mejor a las personas más vulnerables a la radicalización en todo el espectro político y religioso.

Los enfoques de la política de radicalización se basan principalmente en información demográfica básica como la edad, la raza y el género.

Al agregar evaluaciones cognitivas y de personalidad, los psicólogos crearon un modelo estadístico que es entre cuatro y quince veces más poderoso para predecir visiones ideológicas del mundo que la demografía por sí sola.

"Estoy interesado en el papel que desempeñan las funciones cognitivas ocultas en la escultura del pensamiento ideológico --explica el doctor Leor Zmigrod, autor principal, del Departamento de Psicología de Cambridge--. Mucha gente conocerá a aquellos en sus comunidades que se han radicalizado o han adoptado puntos de vista políticos cada vez más extremos, ya sea de izquierda o de derecha. Queremos saber por qué determinados individuos son más susceptibles".

"Al examinar la cognición emocional 'caliente' junto con la cognición inconsciente 'fría' del procesamiento de información básica, podemos ver una firma psicológica para aquellos en riesgo de involucrarse con una ideología de una manera extrema", añade Zmigrod.

Según resalta, "las dificultades sutiles con el procesamiento mental complejo pueden empujar inconscientemente a las personas hacia doctrinas extremas que brindan explicaciones más claras y definidas del mundo, haciéndolas susceptibles a formas tóxicas de ideologías dogmáticas y autoritarias".

Este es el último de una serie de estudios de Zmigrod que investigan la relación entre ideología y cognición.

Anteriormente había publicado hallazgos sobre los vínculos entre la "inflexibilidad" cognitiva y el extremismo religioso, la voluntad de autosacrificio por una causa y un voto por el Brexit.

Un estudio de 2019 de Zmigrod mostró que esta inflexibilidad cognitiva se encuentra en aquellos con actitudes extremas tanto en la extrema derecha como en la extrema izquierda de la división política.

La última investigación se basa en el trabajo de la Universidad de Stanford en el que cientos de participantes del estudio realizaron 37 tareas cognitivas diferentes y realizaron 22 encuestas de personalidad diferentes en 2016 y 2017.

Zmigrod y sus colegas, incluido el psicólogo de Cambridge, el profesor Trevor Robbins, realizaron una serie de pruebas de seguimiento en 2018 en 334 de los participantes originales, utilizando 16 encuestas más para determinar las actitudes y la fuerza de los sentimientos hacia varias ideologías.

El conservadurismo político y el nacionalismo se relacionaron con la "precaución" en la toma de decisiones inconsciente, así como con el "descuento temporal", cuando se considera que las recompensas pierden valor si se demoran, y el procesamiento de información estratégica ligeramente reducido en el dominio cognitivo.

Los rasgos de personalidad del conservadurismo y el nacionalismo incluyeron una mayor orientación hacia los objetivos, la impulsividad y la sensibilidad a las recompensas, y una menor asunción de riesgos sociales.

La demografía por sí sola tenía un poder de predicción de menos del 8% para estas ideologías, pero agregar la firma psicológica lo aumentó al 32,5%.

El dogmatismo se relacionó con la velocidad reducida de la "acumulación de evidencia" perceptiva y la reducción de la asunción de riesgos sociales y la amabilidad, pero una mayor impulsividad y asunción de riesgos éticos en el dominio de la personalidad.

La religiosidad era cognitivamente similar al conservadurismo, pero con niveles más altos de amabilidad y "percepción de riesgo".

Agregar las firmas psicológicas a la demografía aumentó el poder de predicción del dogmatismo del 1,53% al 23,6% y la religiosidad del 2,9% al 23,4%.

En todas las ideologías investigadas por los investigadores, las personas que respaldaban la "acción extrema a favor del grupo", incluida la violencia motivada ideológicamente contra otros, tenían un perfil psicológico sorprendentemente consistente.

La mente extremista, una mezcla de firmas psicológicas conservadoras y dogmáticas, es cognitivamente cautelosa, más lenta en el procesamiento perceptivo y tiene una memoria de trabajo más débil.

Esto se combina con rasgos de personalidad impulsivos que buscan sensaciones y experiencias de riesgo.

Zmigrod agrega que "parece haber similitudes ocultas en las mentes de quienes están más dispuestos a tomar medidas extremas para apoyar sus doctrinas ideológicas". "Comprender esto podría ayudarnos a apoyar a las personas vulnerables al extremismo y fomentar la comprensión social a través de las divisiones ideológicas", concluye

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo