El promotor de los pisos colmena: "Vamos a abrir sí o sí. Nos da igual lo que diga Colau"

“Nuestro proyecto es nuevo, no existe nada igual. Pedirle una licencia es como pedirle a un cohete que pase la ITV”, asegura el impulsor

La maqueta de uno de los habitáculos

 La maqueta de uno de los habitáculos

  • item no encontrado

Redactor de cope.es

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 10:24

El anuncio ha saltado a todos los medios, no solo de España, sino de Europa. Un grupo de barceloneses ofrece plazas en unos pisos colmena, unos habitáculos de apenas 3 metros cuadrados, por los que pretenden cobrar 200 euros al mes.

Tanto el Ayuntamiento de Ada Colau como los promotores inmobiliarios aseguran que el proyecto es irrealizable. Pero en COPE hemos querido hablar con los responsables de haibu 4.0 para que nos expliquen qué hay detrás de tanta polémica.

La página web del proyecto es bastante poco elaborada y puede llevar a cierta confusión. Entre las imágenes a simple vista que se observan, aparecen fotografías de stock que no se corresponden con las de la maqueta real, que se pueden ver, eso sí, al hacer click en 'Galería de imágenes oficiales'.

“El plan es abrir sí o sí. Y si nos ponen multas, nos sancionan, nos detienen o lo que sea, nos va a dar igual. Vamos a abrir igual"

En el apartado 'Contacto' aparecen dos números de teléfono, uno de los cuales nos lleva a Marc Olivé, uno de los impulsores de este proyecto. Marc nos asegura que la idea es ayudar a personas con pocos recursos económicos: “Nosotros hemos desarrollado un sistema de hotel comunitario para personas con pocos recursos. Para que estén seis meses o un año”. El objetivo, asevera, es evitar que personas con graves problemas financieros se queden en la indigencia: “La idea es ayudar a gente que puede acabar en la calle. Que vayan ahorrando y no tengan urgencia por encontrar una vivienda de alquiler. Se ha hecho un paquete que incluye la luz, el agua, el wifi, el mantenimiento del local...todo incluido en una cuota de 200 euros al mes. Con este ahorro, la gente puede pagar sus deudas y hacer un poco de tesorería”.

Olivé hace hincapié en que el proyecto está destinado a personas que acrediten que no están en Barcelona de paso: “Es una residencia para gente autóctona de la ciudad. Las colmenas de Barcelona solo alojarán gente que lleve 10 años residiendo en la provincia”. Además, afirma que las condiciones en las colmenas son muy buenas. “En los hostels en los que se pagan 700 euros sí que están hacinados. Aquí hay zonas comunes dentro de la colmena donde puedes comer, leer, estar en el sofá... Además, cada persona tiene un habitáculo totalmente equipado. Con armario, tele, luz independiente y aire acondicionado”

Esta maqueta es lo que podemos ver de momento de los pisos colmena

 

A pesar de que su proyecto es muy ambicioso, “en esta primera colmena hay 14 habitáculos. Esperamos abrir unos 95 en varios puntos de Barcelona”, de momento no tienen nada más para enseñar al público que la maqueta que se observa en las fotografías: “Ahora está todo en obras, te puedes imaginar. En dos o tres semanas tendremos todo preparado para hacer una jornada de puertas abiertas con los medios. Ahí ya no habrá ninguna sorpresa”.

 “La idea es ayudar a gente que puede acabar en la calle. Que vayan ahorrando y no tengan urgencia por encontrar una vivienda de alquiler"

Asegura que, aunque no hay ningún habitáculo finalizado, ya están desbordadas las peticiones para colonizar estas colmenas: “Tenemos casi 300 candidatos a vivir aquí. Tenemos que reducirlo a 90. Elegiremos a los que más lo necesiten”.

Y que, por muchas trabas que les ponga el Ayuntamiento, no les van a detener: “El plan es abrir sí o sí. Y si nos ponen multas, nos sancionan, nos detienen o lo que sea, nos va a dar igual. Vamos a abrir igual. No importa. En vez de pedir 200 papeles y perder un año, haremos al revés. Abrimos y a ver qué papel nos hace falta. Si eso está cerrado y los turistas no pueden entrar y solo pueden entrar los que viven allí, que puñetas va a ser un hotel”. 

Asegura que ninguna de las vías administrativas que les ofrecen les vale: “Actualmente solo hay dos licencias que se pueden adaptar al proyecto: la licencia de hostel, que no la queremos, y la de hotel, que tampoco. Esto es privado, no está abierto al público. Y el Ayuntamiento no lo quiere entender”. Y utiliza una curiosa metáfora para explicar su iniciativa: “Nuestro proyecto es nuevo, no existe nada igual. Pedirle una licencia es como pedirle a un cohete que pase la ITV”.

“Nuestro proyecto es nuevo, no existe nada igual. Pedirle una licencia es como pedirle a un cohete que pase la ITV”.

Marc Olivé afirma que junto a él "somos ocho personas en el proyecto", aunque aún no se han constituido como empresa: “Ahora estamos intentando acabar de constituir la sociedad, porque todo nos ha desbordado. Esperamos abrir para Navidad”.

En su web explican las normas de convivencia (prohibido drogas, ruidos, sexo o vandalismo en los habitáculos), las de entrada (entre 25 y 45 años, más de 450 euros de nómina, prohibido mascotas) e incluso hay mensajes filosóficos: "Nosotros te enseñamos como vivir con más personas en las colmenas, el ser humano es un animal de comunidad y por tanto su sitio es en comunidad. Todos los residentes de colmenas, tienen acceso a varias prestaciones únicas, cuando un residente de la colmena tiene un problema, todas las colmenas deben ayudar a su compañero/a. Actualmente el sistema capitalista separa a las personas, en los Haibu hacemos lo contrario, juntamos a la gente para conseguir sus metas".

Eso sí, no he encontrado la ubicación exacta de la colmena. 

Lo más