• Martes, 23 de julio 2024
  • ABC

COPE

Noticias

10 años de Felipe VI: un rey cumplidor y ejemplar

Los momentos clave su discurso del 3-O y el juramento de Leonor

Audio

Carmen Labayen
@carmenlabayen

Jefa de Sociedad, Nuevas Tecnologías y Casa Real en COPE

Tiempo de lectura: 6'Actualizado 00:19

En su primera década en el trono Felipe VI está cumpliendo lo que prometió a los españoles el día de su proclamación, ser un Rey ejemplar y cumplir con su papel constitucional. Además de modernizar la corona, en estos 10 años ha capeado distintas crisis familiares e institucionales y trabajado codo con codo con la reina Letizia y con sus dos hijas en garantizar el futuro de la monarquía y en tratar de demostrar su utilidad para los españoles.

Su discurso el 3 de octubre de 2017 en pleno desafío catalán y el juramento de la Constitución por parte de la Princesa Leonor el 31 de octubre de 2023 han sido dos de los momentos más importantes de su reinado. Todo en una década en la que ha logrado recuperar el prestigio de la monarquía cuestionado en la última etapa del Rey Juan Carlos.

“La pandemia, la polarización política y el independentismo son 3 de los retos del reinado de Felipe VI quien ha aportado estabilidad hasta situarse como un referente activo de estabilidad en tiempos muy convulsos”, señala en COPE Francisco Beltrán, director de la Red de Estudio de las Monarquías Contemporáneas (REMCO) https://remco.es/ y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de Madrid https://www.uam.es/uam/inicio.

“Un reinado impecable” así define el diplomático y escritor Juan Claudio de Ramón los 10 años del Rey Felipe en el trono, un periodo sin grandes errores y “siempre dentro de los límites que le asigna la Constitución”. Considera que su llegada al trono se produjo en un momento delicado, y que, desde entonces, “todo ha ido a mejor”, algo que atribuye a la habilidad del Rey y de la Reina que han sabido “mostrarse cercanos, profesionales y útiles”.

Y es que, según subraya “la monarquía no está tan cuestionada como algunos líderes de opinión quieren hacernos creer”. A su juicio, han sido 10 años de éxito en los que la institución ha evolucionado bien: “si miramos el conjunto de las instituciones del Estado, la Corona parece ser la única que escapa del signo de la decadencia y que incluso ha ido hacia arriba”.

Que la monarquía no forma parte de las preocupaciones de los ciudadanos lo demuestran mes tras mes los barómetros del Centro de Investigaciones Sociológica (CIS). En su última entrega de mayo de 2024 solo el 0,1 por ciento de los españoles señalan a la corona como el principal problema que tiene el país. A 2015 se remonta la última pregunta directa para que los encuestados pusieran nota a las principales instituciones y, entonces, la monarquía duplicaba la nota del Parlamento, los sindicatos y los partidos políticos que estaban a la cola.

El 3 de octubre de 2017, un discurso clave

Se ha llegado a comparar con el 23-F que solventó con éxito el Rey Juan Carlos el discurso que Felipe VI pronunció dos días después del referéndum ilegal en Cataluña: “lo que el Rey hizo es una defensa de las reglas del juego y esto es algo previo a la refriega política, el Rey salió en defensa de la Constitución”, subraya el director de REMCO.

“Cuando las cosas funcionan bien, ese papel de árbitro y moderador del jefe del Estado apenas se ve, cuando el sistema entra en crisis, una crisis muy grave como en octubre de 2017, el Rey actúa y a algunos les parece que esto está fuera de lugar; otros, yo creo con razón, consideran que el Rey actuó como debía” explica a COPE el profesor de Teoría Política de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) Jorge del Palacio.

Y es que, según el abogado y profesor de Derecho Constitucional Daniel Berzosa “el Rey don Felipe se ha convertido en la representación y en la aplicación más viva y exacta de la Constitución respetando escrupulosamente no solo su letra en el desempeño de su tarea y de sus competencias sino su espíritu”.

El riesgo del 3-O como también el que supone para la monarquía la creciente presencia de partidos republicanos en el Congreso de los Diputados es, según subraya Del Palacio, que consideran al Rey “como la clave de bóveda que hay que eliminar para cambiar de raíz el sistema político”. Y aunque, según señala, la función del monarca está por encima de los partidos “necesita de un consenso que la legitime par no convertirse en una institución que defiende solo a una parte”.

Los expertos consultados por COPE consideran que nadie debe pedirle al Rey lo que no puede hacer, ni debe. Es algo que ha ocurrido en diferentes ocasiones a lo largo de la última década, la última con motivo de la firma de la Ley de Amnistía y, previamente, durante las rondas de contactos que han tenido lugar en Zarzuela tras las 5 elecciones generales que se han celebrado en España entre 2015 y 2023.

“El Rey es que no puede hacer más por mucho que muchas personas crean que con una actitud más excepcionalista podría salvar el sistema porque con ello se hundiría la monarquía”, zanja Del Palacio.

El deber y la continuidad de la corona antes que la familia

Si algo ha dejado patente el Rey Felipe es que su promesa de ejemplaridad empieza en su propia familia. Casi un año después de asumir la corona, el jefe del Estado le revocaba el título de duquesa de Palma a su hermana, la infanta Cristina. Fue 6 meses después de que el juez José Castro decidiera sentarla en el banquillo. En el juicio, fue absuelta pero su entonces marido Iñaki Urdangarím fue condenado en 2017 por malversación, prevaricación, fraude, delitos fiscales y tráfico de influencias. Ha estado en la cárcel hasta el pasado 9 de abril.

2020 fue un año aún mas doloroso para Felipe VI. En pleno confinamiento por la pandemia, el Rey Felipe comunicó que renunciaba a su herencia y que le retiraba la asignación al Rey Juan Carlos quien ese mismo verano dejó España para instalar su residencia en Emiratos Arabes Unidos donde sigue viviendo. Desde entonces ha regularizado su situación con Hacienda, la Fiscalía ha archivado las investigaciones sobre su patrimonio y le ha ganado la batalla en los tribunales a su ex amante Corinna Larsen.

La marcha de España del Rey Juan Carlos es según señala el director de REMCO “una decisión polémica que el tiempo dirá si estuvo bien tomada o se pudo tomar alguna otra para atajar el problema que había de falta de ejemplaridad”. Considera, sin embargo, que “Felipe VI ha hecho un gran trabajo en recuperar el prestigio de la corona y en sentar las bases para que se mantenga en el futuro”.

Con respecto al Rey Juan Carlos, Del Palacio considera que “al vivir en un presentismo tan brutal seguramente en los próximos años seguirá pesando más su mala praxis de los últimos años que su papel en la historia. Pero si pensamos en términos históricos y de grandes realizaciones, el Rey Juan Carlos pasará a la historia como el piloto de la democracia”.

El futuro reside en Leonor

“La Princesa es una persona sensata, preparada, simpática incluso que está sirviendo para esa consolidación a futuro de la corona y que conecta generacionalmente con los jóvenes, algo que es importante” señala el director de REMCO quien considera que “por primera vez asistimos a cómo se desarrolla su preparación casi en directo”.

Para Daniel Berzosa el juramento como heredera de la Princesa Leonor el pasado 31 de octubre ante las Cortes-esencial para la continuidad dinástica- contribuirá a la unidad y permanencia del Estado. Considera que tanto Felipe VI como después su hija deben ser “el refuerzo imprescindible del futuro compartido que todos queremos y servir de cauce para la cohesión de los españoles facilitando el equilibrio de los órganos constitucionales territoriales y el funcionamiento del Estado”.

Para Del Palacio, “mientras prevalezca una opinión favorable, la monarquía tendrá un sustento y, por el contrario, mientras sigan avanzando los partidos que consideran que la monarquía es algo del pasado, la institución tendrá más problemas ya que corre el riesgo de verse arrastrada hacia la política de partido y perder con ello la neutralidad política, su independencia y su vocación integradora”.

Y a su juicio la clave de bóveda va a ser la opinión del PSOE ya que, según recalca, si este partido se deja arrastrar por posiciones republicanas, la monarquía sería solamente de parte, teniendo en cuenta que tampoco en la derecha todo el mundo es unánimemente monárquico.

Han sabido conectar tanto dentro como fuera de España

En estos 10 años los Reyes han llevado a cabo casi 4.000 actividades y han recibido a más de 25.000 personas. Felipe VI ha realizado más de 2.900 actividades y casi 2.800 audiencias y ha recibido a más de 22.000 personas. Por su parte la Reina Letizia ha completado casi 2.000 actividades y más de 350 audiencias y ha recibido a más de 5.000 personas.

Juntos han completado 161 viajes de Estado y 91 visitas oficiales. El Rey Felipe ha representado a España en 123 viajes de Estado y en 90 visitas y la Reina lo ha hecho en 85 viajes oficiales y en 49 visitas de Estado.

“Es un rey que funciona bien en todos los registros, en el registro popular, es un gran embajador de España en el exterior y yo creo que lo mismo se puede decir de la reina que además ayuda a buena parte del país a identificarse con la institución”, señala De Ramón quien considera que “han interpretado bien lo que pide el momento que es ser un factor de cohesión y de unidad, ser exquisitamente neutrales y mantenerse por encima de las tempestades de la política. Los Reyes tienen que aportar serenidad y me parece que lo hacen todos los días”.

Trascender lo simbólico y lo institucional y demostrar que la función que hacen los Reyes es útil y funcional es otra de las claves para la supervivencia de la un papel el del jefe del Estado que, Del Palacio, tilda de “sofisticado, sutil y delicado”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar