El metro de antes vs el de ahora

En COPE hemos querido preguntarnos en el centenario del Metro de Madrid cuáles son las diferencias entre el de 1919 y el de 2019

Audio

 

Ignacio Visiers

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:05

¿Te imaginas a Florentino Pérez o a Juan Carlos I utilizando el Metro? Pues el primer pasajero del Metro de Madrid fue el rey Alfonso XIII. Puso uno de los ocho millones de pesetas que se requerían para la construcción del mismo, a cambio de ser el primer pasajero de este nuevo medio de transporte.

Y no solo fue el día de la inauguración. Existían unas plazas reservadas para pasajeros VIP, separadas del resto por una mampara. El guardafrenos era quien se encargaba de acomodar a toda esa gente pudiente, además de ser dueño y señor de los frenos para parar en cada estación.

El billete de esos pasajeros ilustres costaba 20 céntimos de peseta. Los normales, 15. Hoy en día, el billete más sencillo cuesta 1 euro y medio, que son 250 pesetas. Es decir, 5.000 veces más dinero que en aquellos años (sin tener en cuenta el valor de la moneda en cada época).

El metro recorría en sus comienzos 3 kilómetros y medio en 8 estaciones entre Sol y Cuatro Caminos. Ahora, el metro está compuesto por 13 líneas de 302 estaciones que recorren 294 kilómetros.

Cuando nació, no pasaba de los 50km/hora, mientras que ahora, la línea 8, que es la más veloz, alcanza 105. El 31 de octubre, el día en el que se abrió a todos los públicos, hubo 56.220 viajeros y durante los primeros 20 días, se vendieron 1 millón de billetes. Ahora, 1,8 millones de personas viajan a diario bajo la ciudad de Madrid.

¿A quién no le han dicho eso de “Antes de entrar, deja salir”? Pues nació de una campaña publicitaria de Metro en el año 1939. Las señoritas taquilleras tenían que ser solteras. Al casarse, perdían el empleo... Esto es lo que indicaba el Consejo de Administración en 1930:«Los deberes que impone atender a un hogar y a sus hijos son para la mujer incompatibles con los del desempeño del cargo que el Metropolitano exige». Por suerte, eso cambió... Pero no fue hasta 1983 cuando la primera maquinista pudo ponerse a los mandos del Metro: Estrella Aranda. Pero no todo era antiguo... El metro nació 100% eléctrico, el primero de todo el mundo. ¡Viajeros al tren del progreso!

Lo más