PP CONGRESO CASADO (Perfil)

Casado, el joven que venció a la todopoderosa Cospedal

Pablo Casado ha dado esta noche la campanada y se ha convertido en el segundo candidato más votado por los militantes del PP para sustituir a Mariano Rajoy en la Presidencia del partido, muy por delante de la que era su jefa hasta ahora, la todopoderosa María Dolores de Cospedal.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 23:37

Pablo Casado ha dado esta noche la campanada y se ha convertido en el segundo candidato más votado por los militantes del PP para sustituir a Mariano Rajoy en la Presidencia del partido, muy por delante de la que era su jefa hasta ahora, la todopoderosa María Dolores de Cospedal.

Ni su cuestionado máster ni las presiones que ha recibido en los últimos tiempos, según ha denunciado reiteradamente, han hecho mella en su candidatura, que ha quedado a unos 1.600 votos de distancia de la ganadora, la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría.

De hecho, Casado ha arrasado en Madrid y ha triunfado en otros territorios a priori hostiles, como la Comunidad Valenciana.

Y es que hasta el último día de campaña, ayer mismo, Casado insistió en que había "presiones" de otros aspirantes que le estaban perjudicando, incluidos los pronunciamientos públicos de algunos dirigentes provinciales y regionales, que se decantaron por alguna de las otras candidaturas.

Casado ya ha avanzado que no es partidario de la integración después de esta primera vuelta y que prefiere que las dos candidaturas más votadas acudan al congreso extraordinario programado para dentro de quince días.

Bajo esa premisa, se da por hecho que los compromisarios tendrán que decantarse entre Sáenz de Santamaría o él, en un congreso que podría ser a cara de perro.

Un congreso en el que Casado podría tener la baza de contar con el apoyo de otros dos de los aspirantes descartados en la criba de hoy, María Dolores de Cospedal y José Manuel García Margallo, en principio poco partidarios de un triunfo de Sáenz de Santamaría.

Nacido en Palencia antes de que se aprobara la Constitución, en 1981, era el más joven de los candidatos que han optado a estas primarias, pero aún así no ha querido en esta campaña renunciar al pasado de su partido y, de hecho, ha sido el único, por ejemplo, que ha defendido en público a José María Aznar.

Diputado por Ávila, abogado y economista, Pablo Casado ha tenido una meteórica carrera en el PP, donde empezó de la mano de Esperanza Aguirre y José María Aznar, para convertirse después en uno de los dirigentes del círculo de confianza de Mariano Rajoy.

Y es que fue diputado en la Asamblea de Madrid entre 2007 y 2009, años en los que era presidenta de la Comunidad Esperanza Aguirre. Después dejó su escaño para ser director del gabinete del expresidente Aznar.

Entró en el PP en 2003 y solo dos años después, en 2005, fue elegido presidente de Nuevas Generaciones, cargo que ocupó durante ocho años, hasta 2013.

Dos años después, en 2015, dio el salto a la cúpula del PP, primero como portavoz de la campaña de las municipales y autonómicas de mayo de 2015 y luego, cuando Rajoy decidió renovar la dirección tras los malos resultados obtenidos, como vicesecretario de Comunicación.

Casado entraba con este cargo en un nuevo comité de dirección del PP que introdujo otras caras jóvenes y nuevas para el panorama nacional, como Fernando Martínez-Maíllo, Javier Maroto y Andrea Levy.

Desde su aterrizaje en la cúpula popular, Casado ha estado muy presente en los medios de comunicación en su calidad de portavoz.

Pero además ha tenido una agenda repleta, en muchos casos mucho más cargada que la de sus compañeros del comité de dirección, y ha acudido, como invitado o participante, a actos sociales y culturales de toda índole.

El vicesecretario de Comunicación siempre ha presumido de sus mentores en política y de haber trabajado con Aguirre y Aznar, y lo ha hecho también en los momentos en los que la tensión entre ambos dirigentes y Rajoy ha sido evidente.

También se ha distinguido de otros dirigentes del PP en su buena relación con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, aunque entre sus primeros objetivos si es elegido líder del partido está el de ilusionar para recuperar a todos los votantes que se fueron a la formación naranja.

Muchos en el partido hablaban de Pablo Casado en conversaciones hipotéticas cuando quedaba lejos la marcha de Rajoy y cuando nadie imaginaba que la moción de censura de Pedro Sánchez pondría fin al Gobierno del PP.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Las circunstancias lo aceleraron todo, pero Casado no quiso esperar más y admitió que tiene la ambición necesaria para optar al cargo.

Y lo hizo pese a que tan solo dos meses antes se vio envuelto en una intensa polémica sobre su currículum, la velocidad con la que aprobó asignaturas de Derecho o la forma en la que obtuvo títulos de universidades extranjeras.

En aquel momento, Casado se defendió con uñas y dientes, mostró todos sus expedientes y presumió de su inquietud por formarse continuamente para estar preparado tanto para su vida pública como para cuando se incorpore a la actividad privada.

Lo más