Más directos

¿Qué oculta Sánchez tras el cambio del Consejo de Ministros a los martes?

La modificación de la fecha va mucho más allá de un mero cambio cosmético

Audio

 

María Bandera
@Mgbandera

Redactora

Agencias

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:16

Además del insólito nombramiento de una exministra como fiscal general, Sánchez se descolgaba este martes con otro anuncio; el cambio del tradicional consejo de ministros de los viernes, a los martes. Un "golpe de efecto, de esos que le encantan al superhombre del gobierno", advertía este miércoles Carlos Herrera en su monólogo de las 8.

Es un golpe de efecto, de esos que le encantan al superhombre del gobierno

Pero es algo más que un cambio cosmético. "Varias tribunas interpretan este miércoles que el cambio forma parte del plan de Sánchez para ocupar todos los resortes del poder", advierten en el programa de COPE. Además del judicial, el legislativo. Y recuerdan que los martes son los días de plenos en el Parlamento y de comparecencias de ministros, con lo que situar la reunión del gabinete ese día, puede "entorpecer" la labor del Congreso y condicionar la labor de control parlamentario encomendada a la oposición

 Forma parte del plan de Sánchez para ocupar todos los resortes del poder

¿Cómo? La justificación de Pedro Sánchez para este cambio, sería la "necesidad de planificar y anticiparse a los acontecimientos para responder, en consecuencia, a los problemas con premura y también con eficacia".

En las últimas décadas, los martes por la mañana se aprovechaban para las comparecencias de ministros en comisión, ya fuera en el Congreso o en el Senado, pero a partir de ahora ya no será posible, pues a esas horas los miembros del Gobierno estarán citados en la Moncloa para asistir al Consejo de Ministros.

Si se retrasaran al martes por la tarde, entonces los Plenos de la Cámara también deberían cambiarse a otro momento. Y es que las Cortes tienen ocupada su agenda los martes por la tarde, pero también  los miércoles y los jueves por la mañana con sus sesiones plenarias, por lo que las comparecencias del Gobierno se reducirían a dos tardes (miércoles y jueves). 

Pero el cambio también tiene otro damnificado; las sesiones de control de los miércoles. Hasta ahora, las preguntas a los ministros deben registrarse los jueves por la tarde de la semana anterior pero con opción a introducir cuestiones de última hora los lunes, 48 horas antes del Pleno, en función de lo aprobado el viernes por el Gobierno.

Ahora con los Consejos de Ministros en martes, la oposición sólo podrá pedir explicaciones por las medidas aprobadas por el Gobierno ocho días antes, casi una eternidad en términos políticos, porque no habrá tiempo para poder llevar a la sesión de control lo que el Ejecutivo haya aprobado la víspera, salvo que la Cámara modifique sus normas.

En el caso del Senado es aún más complicado el control inmediato de las medidas del Gobierno porque las sesiones de control son los martes por la tarde, apenas unas horas después de que acabe la reunión del Gabinete en Moncloa.

El consejo de ministros en martes, entorpece la labor del Congreso

Este cambio puede ser el antecedente de una serie de cambios en la planificación semanal del Congreso, en concreto en sus horarios, cuya racionalización está en estudio debido a la carga de trabajo que supone que haya diez grupos parlamentarios.

Para Carlos Herrera, estas medidas de Sánchez  demuestran el  "adanismo" con el que actúa. Idea en la que  también ha abundado el colaborador del programa, Luis del Val . "Como la meadita del perro, marca el territorio, y viene a ser un distintivo de que nada será como antes, ese convencimiento de los fundadores de la nueva era. Estoy convencido de que Pedro Sánchez está seguro de que con él cambian los tiempos, porque no le han ido las cosas mal, sus enemigos de ayer, hoy están bastante peor y -esto es fundamental- posee la suficiente dosis de soberbia, ese pecado de los ángeles".

Y es que al menos desde los primeros gobiernos de Adolfo Suárez en 1979, las reuniones se han ido celebrando de forma rutinaria los viernes aunque en el arranque de la democracia, con constantes cambios de gobierno y una situación política compleja, hubo sesiones en distintos días de la semana.

La celebración en viernes se fue asentando a partir de 1981 con Leopoldo Calvo-Sotelo de presidente, según los registros del Boletín Oficial del Estado consultados por Europa Press, y ya fue la costumbre mantenida por los gobiernos de Felipe González, José María Aznar, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, hasta ahora.

El origen del Consejo de Ministros se remonta a 1823, según informa el Gobierno en su propia página web, cuando Fernando VII decidió crear este órgano. Se reunió por primera vez el 15 de febrero de 1824 sin presidencia casualmente del Rey. Aquel año el Consejo se celebró 42 veces, según se recoge en un artículo del historiador José Antonio Escudero.

Lo más