España: uno de los sistemas más complejos para formar Gobierno

Países de nuestro entorno como Reino Unido, EEUU o Francia aplican un sistema que facilita la investidura del presidente del Gobierno 

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14 jul 2019

Ha generado cierto debate la propuesta realizada en las últimas horas por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, orientada a cambiar la Constitución para evitar situaciones de bloqueo en la investidura: "Tenemos que encontrar un mecanismo que permita una investidura e impida coaliciones negativas que pueden abocar a la repetición electoral sistemática.”

Lo cierto es que el sistema para la elección del presidente en nuestro país es altamente complejo, bien disimulado durante décadas gracias a un bipartidismo consolidado, pero que ha sacado a relucir sus canas cuando las mayorías estables han pasado a depender de los partidos de nueva creación a ambos lados del espectro ideológico. Todo ello en un país donde la cultura de los pactos no está a la orden del día entre los aparatos de los partidos, a diferencia de estados como Alemania, donde su sistema, también complejo, se ve recompensado por la capacidad de sus representantes de llegar a acuerdos entre partidos alejados de sus ideales.

En otros países se complican menos la vida. Es el caso de los angloparlantes, entre las que están integradas algunas de las principales potencias mundiales como Reino UnidoEEUU, Canadá Irlanda o Nueva Zelanda, entre otros. En su sistema, denominado ‘Mayoría Relativa’, el candidato ganador es el que obtiene más votos, sin necesidad de llegar a la mayoría absoluta.

Se trata de un sistema que beneficia especialmente a las fuerzas con una base más consolidada, ya que son los que obtienen mayor número de votos, expulsando a los partidos más extremistas, al no contar con una base social suficiente para sostenerse, por lo que apenas cuentan con representación en los parlamentos.

Un sistema que además permite escoger directamente al candidato, en lugar de optar por un partido. Por lo general, en los países donde se mantiene este modelo el bipartidismo está muy consolidado (Republicanos vs Demócratas en EEUU; Tories vs Laboristas en Reino Unido…)

El sistema de Doble Ronda 

En España también hay sectores que han mostrado su predilección por este sistema electoral de doble ronda, en el que se llevan a cabo dos votaciones, con una semana de diferencia aproximadamente. Francia es el país que mejor representa este modelo, seguido de sus colonias como Mali, Togo o República Central Africana.

Tras la primera elección, todo candidato que haya superado el 12,5% de los votos podrá concurrir a la segunda convocatoria, siendo el ganador aquel que logre un mayor número de votos, independientemente de que consiga o no la mayoría absoluta. En caso de que en la primera votación el candidato alcance la mayoría absoluta, no es necesaria la celebración de una segunda vuelta.

El modelo griego

De los 300 escaños que se reparten en las elecciones a la Cámara del país heleno, 250 se distribuyen de manera proporcional entre todas las fuerzas que confluyen a los comicios. Una vez conocidos los resultados, el partido que ha resultado vencedor recibe un total de 50 escaños extra, pese a que la diferencia respecto a la segunda fuerza haya sido mínima. Es lo que ha ocurrido hace unos días, cuando la prima de 50 diputados ha permitido al candidato de Nueva Democracia alzarse con la mayoría absoluta, pese a que su respaldo fue inferior al 40%. Sin embargo, la ley electoral establece que ese premio de medio centenar de diputados no se concederá en caso de que la primera fuerza esté constituida por alianzas entre varias formaciones.

El sistema de elección griego es por el que aboga en España el presidente del PPPablo Casado, para evitar así el bloqueo institucional derivado de la fragmentación del voto. La Constitución recoge que el Congreso de los Diputados puede aumentar de 350 a 400 la cifra de escaños, y ello se podría usar, a juicio de Casado, para dar esa prima al ganador.

Lo más