SINDICATOS PRISIONES

COOO alerta del riesgo de privatización de las cárceles españolas

La secretaria general de Instituciones Penitenciarias del sindicato CCOO, Silvia Fernández, ha alertado hoy del riesgo de privatización de las cárceles españolas y el final del actual sistema penitenciario, al que ha considerado "uno de los más avanzados del mundo".,En declaraciones a los periodistas durante una concentración de trabajadores de la prisión de Burgos a las puertas de la Subdelegación del Gobierno, Fernández ha afirmado que las cárceles españolas sufren una "d

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:31

La secretaria general de Instituciones Penitenciarias del sindicato CCOO, Silvia Fernández, ha alertado hoy del riesgo de privatización de las cárceles españolas y el final del actual sistema penitenciario, al que ha considerado "uno de los más avanzados del mundo".

En declaraciones a los periodistas durante una concentración de trabajadores de la prisión de Burgos a las puertas de la Subdelegación del Gobierno, Fernández ha afirmado que las cárceles españolas sufren una "degradación provocada" por los últimos responsables de la administración penitenciaria "para cambiar el modelo actual por la vía de los hechos".

Ha asegurado que esa privatización ya ha empezado con los 165 millones que se han gastado en la contratación de seguridad privada para el acceso a los centros penitenciarios.

"Colocan a vigilantes privados en las puertas, donde no hay agresiones ni incidentes, mientras en el interior cada funcionario tiene que custodiar a más de cien internos", ha explicado la representante sindical.

De hecho, ha detallado que los funcionarios de prisiones sufren unas quinientas agresiones al año en las cárceles españolas y ha asegurado se sienten inseguros por la falta de personal y de formación suficiente.

En este sentido, ha precisado que hay 3.493 vacantes en plazas presupuestadas pero sin cubrir y los gastos en formación se han recortado en más de un 60 por ciento en los últimos años.

La consecuencia es que falta personal de vigilancia interior, pero también médicos y psiquiatras, lo que, a su juicio, dificulta controlar los delitos en el interior de los centros e incluso detectar posibles enfermedades mentales.

Un ejemplo de esa degradación son las cárceles de Castilla y León, según Fernández, que ha estimado que en cuatro años llegarán al "colapso" por el elevado envejecimiento de las plantillas.

A estos problemas se suman, según la representante sindical, las diferencias salariales, una brecha que llega a los setecientos euros y que es muy desigual, al haber 9 sueldos diferentes para el mismo trabajo en función de la catalogación de cada centro. EFE

1010207

Lo más