Más directos

ELECCIONES PP

Casado cree que empieza a remontar y dará la suma con Vox y Cs para gobernar

El líder del PP, Pablo Casado, considera que la campaña ha llegado a un punto de inflexión con unos votantes que empiezan a "reengancharse" y el partido remonta, por lo que se muestra confiado en que dará la suma para poder gobernar con Vox y Cs, según han explicado fuentes de la dirección.,Los cálculos que hacen los populares es que, por mucho que las encuestas sitúen a su partido por debajo de los cien escaños logrará sacar entre un tres o un cuatro por ciento más

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:26

Monica

El líder del PP, Pablo Casado, considera que la campaña ha llegado a un punto de inflexión con unos votantes que empiezan a "reengancharse" y el partido remonta, por lo que se muestra confiado en que dará la suma para poder gobernar con Vox y Cs, según han explicado fuentes de la dirección.

Los cálculos que hacen los populares es que, por mucho que las encuestas sitúen a su partido por debajo de los cien escaños logrará sacar entre un tres o un cuatro por ciento más de lo que le auguran, hasta alcanzar el 23 por ciento del voto, lo que situaría al PP en unos 110.

Con este panorama, conseguir la suma con Vox y Ciudadanos para gobernar será "fácil", apuntan desde Génova, ya que confían en que los otros dos partidos superen en conjunto los 60 escaños, con lo que el acuerdo entre las tres formaciones de centro derecha se situaría cerca de la mayoría absoluta de 176 escaños.

El presidente del PP se muestra muy crítico con las decisiones tomadas por Ciudadanos, al que no ataca en público y del que siempre destaca su buena relación con Albert Rivera. Pero, tal y como manifiestan fuentes cercanas, cree que su estrategia es "torpe" y "letal" para los intereses del bloque de centro derecha.

Por su parte, el PP quiere apostar en estos días por una tono más centrista y moderado, que es el que creen que está "cuajando" entre el electorado, pese a algunas frases críticas de Casado que se salen de esta línea, como cuando acusó ayer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de "patrocinar" la sedición.

El líder popular se defiende ante los reproches por este tono duro, según las mismas fuentes, argumentando que el baremo que se le aplica "no es el mismo" que para sus contrincantes políticos y que a él se le puede llamar "de todo", sin que pase nada.

En todo caso, hay mensajes que aseguran que no suscribiría ahora mismo, viendo la repercusión negativa que han tenido, como el de acusar a Sánchez de preferir "las manos manchadas de sangre a las manos blancas", que pronunció antes de iniciarse la campaña.

Tampoco comparte la acusación que realizó este lunes el número uno por Huelva, Juan José Cortés, de que Sánchez se sienta a la mesa con "asesinos y pederastas", aunque cree que forma parte de los "matices" dentro de la campaña electoral que también han usado en ocasiones líderes socialistas.

Lo más