POLICÍA NACIONAL

Ávila reconoce como Hijos Adoptivos a los 57.000 policías formados desde 1980

Ávila ha reconocido hoy con el título de Hijos Adoptivos de la ciudad a los 57.000 agentes que han pasado desde 1980 por la Escuela Nacional de Policía, en un acto solemne al que han asistido cientos de abulenses y visitantes.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 14:05

Ávila ha reconocido hoy con el título de Hijos Adoptivos de la ciudad a los 57.000 agentes que han pasado desde 1980 por la Escuela Nacional de Policía, en un acto solemne al que han asistido cientos de abulenses y visitantes.

Se trata del primer título colectivo que entrega el Ayuntamiento de la ciudad, lo que ha obligado a que el acto haya tenido lugar al aire libre, con la asistencia del director general de este cuerpo, Germán López, que en su discurso ha agradecido el "honor" que supone esta distinción.

En presencia de los 540 alumnos que han formado en la céntrica Plaza de Santa Teresa en representación del resto de sus compañeros, junto a 60 profesores, el alcalde de la ciudad, José Luis Rivas, ha afirmado que "no se puede entender Ávila sin la Escuela Nacional, ni la Escuela Nacional sin Ávila".

"Sois abulenses por derecho propio y así lo sentimos, porque es de justicia", ha añadido el regidor, después de señalar: "Ávila os devuelve hoy con amor de madre el cariño que siempre le estáis profesando".

Antes de referirse a los 57.000 agentes que desde 1980 han pasado por las aulas de uno de los centros policiales más importantes de Europa como "paisanos", Rivas ha agradecido a la Escuela Nacional de Policía que hayan convertido a la capital abulense en "referente internacional".

Después de recoger de forma simbólica los diplomas acreditativos los delegados de las 68 secciones del centro, el director general de la Policía ha señalado que la Escuela Nacional es "fruto de la aspiración de todo un cuerpo que asumía (en 1980) la necesidad de cambiar un modelo policial".

Según ha reconocido Germán López, los responsables en aquel momento eran conscientes de que "la empresa no era posible sin un instrumento que sirviera de base a tal propósito", en referencia al centro policial abulense.

Un centro por el que ha pasado en los últimos 38 años en torno a al 85 por ciento de la actual plantilla del Cuerpo Nacional de Policía, lo que hizo que el impulsor de la escuela y su principal impulsor, Federico Cavero, que cuenta desde 2014 con una calle que lleva su nombre, hablara del "espíritu de Ávila".

El director general de la Policía ha señalado que en 1980 "se inició una nueva forma de entender la formación y el servicio policial, constituyéndose la escuela de Ávila como la herramienta fundamental para cimentar esta misión de la función policial".

En este sentido, ha apuntado que fue hace casi cuatro décadas cuando "se fraguó la moderna policía, basada en el mejor de los sistemas formativos anteriores", de ahí que a partir de octubre de 1980 "el futuro de la policía española empezara a formarse en Ávila".

Lo más