FESTIVAL SÓNAR

Sónar abre sus puertas con normalidad, tras superar todos los obstáculos

La música ha empezado a sonar a primera hora de la tarde en todos los rincones del recinto de Fira de Barcelona donde se celebra el Sónar Barcelona, durante la primera jornada de un festival que arranca este jueves tras superar muchos obstáculos.,El conflicto laboral que desde la semana pasada amenazó con suspender el festival de música avanzada, finalmente no ha impedido que el Sónar haya abierto sus puertas con normalidad, a pesar de que una treintena de montadores de

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:03

La música ha empezado a sonar a primera hora de la tarde en todos los rincones del recinto de Fira de Barcelona donde se celebra el Sónar Barcelona, durante la primera jornada de un festival que arranca este jueves tras superar muchos obstáculos.

El conflicto laboral que desde la semana pasada amenazó con suspender el festival de música avanzada, finalmente no ha impedido que el Sónar haya abierto sus puertas con normalidad, a pesar de que una treintena de montadores de elementos aéreos de escenarios se han concentrado frente al recinto de Fira de Barcelona donde tienen lugar los conciertos diurnos.

El portavoz de los trabajadores, Isaac Flix, ha señalado a Efe que su protesta "no va contra el Sónar", sino que pretende "que Fira de Barcelona se siente a negociar".

La concentración ha tenido lugar a primera hora de la tarde y no ha intentado evitar que los primeros asistentes entraran en el recinto, donde Cosmic d'Alessadro ha abierto fuego en el escenario principal al aire libre.

En paralelo, en el auditorio de SonarHall, otra banda española, Berlinist, ha ofrecido una de las propuestas más interesantes de las primeras horas del festival, con la interpretación en directo de la banda sonora del videojuego "GRIS".

Quince músicos han puesto en escena las piezas de 'dream pop' con instrumentación acústica y procesos electrónicos que dan sonido al videojuego creado por la compañía con sede en Barcelonesa Nomada Studio.

Fuera del auditorio, la electrónica fresca de Titi Calor ha sonado bajo el sol castigador del mediodía, más soportable de lo que cabría esperar en estas fechas del mes de julio.

Este año, el festival se ha visto obligado a retrasar la inauguración porque Fira de Barcelona estaba ocupada por una feria de maquinaria en junio, una circunstancia "desafortunada" que los directores del festival esperan que "no vuelva a pasar".

Si el calor aprieta, los espectadores siempre se pueden esconder en los otros cuatro escenarios cubiertos y con aire acondicionado del recinto donde se celebran los conciertos diurnos, o acercarse al Sónar+D, donde se muestran y experimentan las últimas novedades tecnológicas aplicadas al arte.