SARA BARAS

Sara Baras: "El flamenco se clava en el corazón aunque no sepas nada de él"

La bailaora Sara Baras ha llegado más lejos de lo que quería y esperaba en el flamenco, un arte que no entiende de fronteras, que es "puro corazón y sentimiento", y por eso no es necesario saber de él para que se clave en el corazón.

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:54

La bailaora Sara Baras ha llegado más lejos de lo que quería y esperaba en el flamenco, un arte que no entiende de fronteras, que es "puro corazón y sentimiento", y por eso no es necesario saber de él para que se clave en el corazón.

Sara Baras, que al frente de su compañía presentará el espectáculo "Sombras" en el Auditorio Adán Martín de Santa Cruz de Tenerife el domingo y el lunes, ha ofrecido una rueda de prensa en la que ha incidido en que la seriedad en el arte y la libertad, desde el respeto a los maestros y a la tradición, es lo que ha marcado su trayectoria de veinte años.

"Tenemos la obligación de respetar la tradición y a los maestros, pero libres para que desde el sentimiento salga tu sello propio, una forma diferente", ha explicado la bailaora.

En "Sombras", Sara Baras muestra la evolución de su arte con una mezcla de lo moderno y lo actual con la esencia del flamenco, en un viaje en el que utiliza el baile de la farruca como hilo conductor.

La farruca, de origen gallego, según explicó, es un palo tradicionalmente reservado para los hombres, pero ella afirma que se encuentra en él "más femenina que en ninguno".

El flamenco es un arte "que se clava en el corazón directamente", dijo la bailaora, y explicó que "si no te entregas al cien por cien de lo que eres no hay verdad, y si no hay verdad no hay flamenco".

En "Sombras" colabora Ara Malikian, un músico excepcional para Sara Baras, que contribuye, junto con las nueve grandes telas creadas por el pintor Andrés Mérida, la coreografía y los veinte artistas que pisan el escenario, a que el espectáculo adquiera un estilo propio.

"En el espectáculo hemos conseguido que cada uno en lo suyo esté en lo más alto: los cantaores, los guitarristas, los percusionistas, los bailaores, la bailaoras, la iluminación, el vestuario... de todos juntos sale una energía preciosa", relató la artista, recién llegada a Tenerife tras actuar en Estoril.

"Me encantan estas 'Sombras', y se me nota, el lado positivo de las sombras, por todo lo que han podido enseñarme", confesó.

Sara Baras lo aprendió todo de sus padres, que le enseñaron a entregarse "al cien por cien" y a amar "con mucha seriedad" el arte del flamenco, del que aún le queda mucho que aprender.

"Me siento orgullosa de no haber bajado la guardia nunca, de tener una compañía entregada al flamenco y al arte".

Para la puesta en escena se han trasladado a la isla más de 3.000 kilos de material escénico, que incluyen 150 piezas, de ellas 60 tableros de suelo de baile acústico y bases de madera que hacen que el taconeo se escuche nítidamente en el patio de butacas.

Las nueve grandes telas del pintor Andrés Mérida aparecen y desaparecen durante el espectáculo, creando atmósferas y llenando el espacio con sus creaciones, mientras que la luz otorga plasticidad y armonía a las siluetas.

Lo más