Boletín

El día que Felipe V consolidó el poder de los borbones en España

El 11 de septiembre de 1714 se produjo uno de los últimos enfrentamientos de la Guerra de Sucesión, la caída de la ciudad de Barcelona

El día que Felipe V consolidó el poder de los borbones en España

 

Rodrigo Paz

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11 sep 2019

Tal día como hoy, un 11 de septiembre de 1714, en el marco de la Guerra de Sucesión caía la ciudad de Barcelona. Tras casi un año de asedio, las tropas de Felipe V lograban la rendición de la ciudad condal. El asedio de Barcelona supuso el fin de la Guerra de Sucesión en la península y la consolidación de Felipe V como Rey de España. No obstante, el conflicto había comenzado 14 años antes.

A principios del S. XVIII, el rey Carlos II, también conocido como el Hechizado, había muerto sin descendencia pero en su testamento fue nombrado sucesor Felipe de Anjou, el nieto de Luis XIV de Francia y bisnieto de Felipe IV. De esta forma, acababa así en España la dinastía de los Habsburgo tras casi doscientos años en el poder y llegaba al trono la de los Borbones.

La cesión del trono de la corona de Castilla a Felipe de Anjou, generó una fuerte controversia entre las grandes potencias occidentales. El Sacro Imperio Romano Germánico, Inglaterra, las Provincias Unidas de los Países Bajos, el Ducado de Saboya y Portugal conformaron la Gran Alianza de La Haya, un bloque antiborbónico que ante el miedo de una hegemonía en Europa de una alianza entre España y Francia pretendía imponer a un candidato alternativo a Felipe de Anjou, el archiduque Carlos de Austria. De esta forma comenzaba en el 1702 un conflicto bélico internacional por la sucesión de la monarquía hispánica. Conflicto que duraría hasta el año 1714.

Tras vencer las tropas borbónicas batallas decisivas como las de AlmansaBrihuega o Villaviciosa y la muerte del hermano de Carlos de Austria, el emperador del Sacro Imperio Romano, José I de Habsburgo, se firmó en 1713 el tratado de UtrechtPacto que pondría fin a las disputas entre la Gran Alianza de la Haya y las tropas borbónicas.

El pacto consolidó a Felipe V como Rey de España a cambio de una serie de concesiones territoriales. Los Países Bajos españoles y los territorios italianos de Nápoles y Cerdeña pasaron a Austria. El Ducado de Saboya anexionó la isla de Sicilia e Inglaterra obtuvo los territorios de Gibraltar y Menorca, además de los derechos a comerciar con las Indias españolas y el permiso para comercializar con esclavos en las Indias. No obstante, el conflicto continuó en la península, especialmente en Cataluña.

El sitio de Barcelona fue una de las últimas operaciones militares de la Guerra de Sucesión. Las tropas borbónicas contaban con un total de 40.000 hombres, que tras un año de asedio lograron la rendición de la ciudad. Rendición que unida a la capitulación de Mallorca supuso el fin de la Guerra de Sucesión.

La victoria de Felipe de Anjou y la instauración de su modelo centralista pusieron fin a los privilegios de esta parte del territorio español con la promulgación del Decreto de Nueva Planta en 1716, decreto por el que se consumaba la destrucción de las instituciones catalanas después de haber apoyado a su rival, Carlos de Austria.

Desde 1980 en recuerdo de los barceloneses caídos durante aquel asalto, se conmemora como fiesta oficial de Cataluña cada 11 de septiembre, la Diada.

Lo más