LAURENT CANTET (Entrevista)

Cantet explora el auge de la extrema derecha entre jóvenes en su nuevo filme

Magdalena Tsanis.,Madrid, 14 may (EFE).- Ganador de la Palma de Oro con "La clase" (2008), el cineasta francés Laurent Cantet sigue explorando, desde el compromiso social y el optimismo, la realidad más candente en su nuevo filme, "El taller de escritura", que pone el foco en los adolescentes, la precariedad y el auge de la extrema derecha.,"Quería mirar a esos jóvenes de otro modo, sin juzgarles, sin catalogarles como extremistas o idiotas, tratar de entender cómo funcionan los mecanismos de se

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 11:57

Magdalena Tsanis.

Ganador de la Palma de Oro con "La clase" (2008), el cineasta francés Laurent Cantet sigue explorando, desde el compromiso social y el optimismo, la realidad más candente en su nuevo filme, "El taller de escritura", que pone el foco en los adolescentes, la precariedad y el auge de la extrema derecha.

"Quería mirar a esos jóvenes de otro modo, sin juzgarles, sin catalogarles como extremistas o idiotas, tratar de entender cómo funcionan los mecanismos de seducción de los extremismos", ha señalado el director en una entrevista con Efe de cara a su estreno en las salas españolas, el próximo viernes.

Coescrito junto a Robin Campillo, "El taller de escritura" coquetea con el thriller para contar la historia de un grupo de adolescentes que viven en los barrios marginales de la costera La Ciotat y son elegidos para participar en un taller de escritura instruido por una exitosa escritora parisiense.

Lo que se plantea como una inocente iniciativa para pasar el verano junto al mar devendrá en un juego de poder e intimidación en torno a la profesora y uno de los alumnos, Antoine, fascinado con los videojuegos de guerra y los discursos de extrema derecha, y cuya violencia soterrada aflora en su escritura y en sus relaciones.

Cantet invita a los adultos a la autocrítica y hace un llamamiento a la responsabilidad colectiva. "Si el mundo diera esperanza a los jóvenes, no recurrirían a propuestas simplistas como los extremismos", indica.

En su opinión, la falta de perspectivas vitales, la precariedad y el aburrimiento están a menudo detrás del éxito de esos discursos radicales.

"Entre todos los jóvenes que vi para el cásting -actores no profesionales-, y vi muchos, aproximadamente la mitad tenían pequeños trabajillos, que duraban unas semanas y luego al paro, vivían con sus padres y no tenían nada que les permitiera proyectarse en el futuro ni sentirse parte de la sociedad", asegura.

Frente a ese panorama, la escritura, los espacios de encuentro, la posibilidad de expresarse, surge como esperanza.

"Sé que el filme es muy optimista, a veces me han reprochado ser angelical por pensar que un taller de escritura pueda cambiar algo, pero de verdad creo que crear un espacio de confrontación de ideas es la única salida para evitar la deriva extremista".

Marine Fois, que da vida a la profesora y ha sido nominada este año a los César por este papel, es la única actriz profesional del reparto. El resto son debutantes, seleccionados en institutos, bares y centros deportivos de la zona

"Los actores han aportado mucho, su vocabulario, su energía... A veces cosas que yo escribí en dos líneas, con la improvisación se transformaron en escenas completas", explica.

Los ensayos comenzaron al día siguiente del atentado de Niza, a menos de 200 kilómetros de La Ciotat.

"Les impactó mucho, no sólo por la violencia, sino porque algunos conocían a gente afectada, y eso se coló también en los diálogos, el debate sobre si hablar o no del yihadismo, el miedo a salir a la calle", cuenta el director de "Regreso a Ítaca" (2014) o "Recursos humanos" (1999).

En cuanto al lugar elegido, La Ciotat, tiene que ver con la zona de influencia de la extrema derecha en Francia, pero también con el pasado obrero de la ciudad, cuando los astilleros funcionaban a pleno rendimiento, lo que permite, según Cantet, confrontar el discurso entre generaciones.

Finalmente, el cineasta concede que si esta película tuviera una finalidad, sería "que los adultos miren de otra manera a los jóvenes, que confíen en ellos, en vez de mirarles por encima del hombro, como si fueran idiotas".

Algo que la protagonista, la profesora del taller, hace, y que también hacía el profesor de la premiada "La clase", no sin ponerse en cuestión ellos mismos y no sin cierto peligro.

Lo más