Boletín

GIRA AMARAL

Amaral desborda Zaragoza con un concierto de pasado y presente

Amaral desbordó esta noche la plaza del Pilar de Zaragoza en plenas fiestas en un concierto con guiños al pasado y al presente, en el que la banda se trasladó a sus orígenes, también musicalmente, y presentó las canciones de "Salto a color".,"Estamos como un sueño, no queremos despertar", confesaba Eva Amaral al público maño, enfundada en un galáctico vestido plateado que brillaba ante los focos que apuntaban hacia ella, hacia la guitarra de Juan Aguirre y hacia el resto

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 02:57

Amaral desbordó esta noche la plaza del Pilar de Zaragoza en plenas fiestas en un concierto con guiños al pasado y al presente, en el que la banda se trasladó a sus orígenes, también musicalmente, y presentó las canciones de "Salto a color".

"Estamos como un sueño, no queremos despertar", confesaba Eva Amaral al público maño, enfundada en un galáctico vestido plateado que brillaba ante los focos que apuntaban hacia ella, hacia la guitarra de Juan Aguirre y hacia el resto de la banda (bajo, batería, teclados y voces).

Un sueño por tocar en casa y en la ciudad que los vio nacer como banda a finales de los noventa. Pero también por hacerlo en la víspera del 12 de octubre y como plato fuerte de las Fiestas del Pilar.

Pero había que despertar de alguna manera. Y fue con la canción del nuevo álbum "Señales" y una puesta en escena "caleidoscópica" que dieron inicio al evento programado por Radio Zaragoza y Los40 y que supone el segundo concierto desde el lanzamiento de su disco el pasado mes de septiembre.

Y tras este amanecer es muy probable que Amaral encontrará definitivamente su sitio con "El universo sobre mí". Aunque no quedó duda de que la banda estaba con los pies en el suelo cuando comenzaron a sonar los primeros acordes de "Marta, Sebas, Guille y los demás", su alegato a la amistad.

Frente al escenario, la estructura para el manto de la Virgen del Pilar ya estaba preparada para dar en unas horas su particular "salto a color", con miles de flores en el día grande de las fiestas de la capital aragonesa.

De la patrona de la Hispanidad se acordó Amaral antes de cantar "Soledad", también de su último álbum, recitando una jota aragonesa: "Dos besos traigo en los labios pa mi Virgen del Pilar. Uno me lo dio mi madre. Uno me lo dio mi madre, el otro mi soledad".

"Bien alta la mirada", "Juguetes rotos" o "Lluvia", frente a una pantalla que anunciaba tormenta, fueron otras de las canciones que Eva Amaral entonó en un recorrido por su presente, su último disco.

En un camino intermedio en la línea del tiempo se situaron canciones como "Lo que nos mantiene unidos", de "Nocturnal" (2015), y "Hoy es el principio del final", de "Hacia lo salvaje" (2011).

Una mezcla entre los Amaral del pasado y del 2019, tras más de dos décadas en la música, que se materializó al final de la canción "Nuestro tiempo", que acabó fundiendo con un clásico: "Revolución". Y, en ese momento, llegó el tiempo de revolución.

Aunque los que piensan que "cualquier tiempo pasado fue mejor" coincidirán en que el momento más emotivo llegó cuando la poderosa voz de Eva Amaral se remontó a comienzos del milenio y entonó "Cómo hablar", uno de los temas que les catapultó a la fama y al que siguieron otros grandes éxitos como "Días de verano" y "Moriría por vos", que también sonaron en el concierto.

Ahora, triunfan con "Mares igual que tú", una oleada de toques de música electrónica, percusión y guitarras portuguesas tradicionales, que llegó cuando el público ya se mecía completamente al ritmo de las olas de una banda cada vez más agitada.

"Sois lo que nos mantiene unidos, sois el universo entero y sois los mares", dijo Amaral a su público, mientras iba anunciando que pronto llegaría la calma.

Pero los miles de asistentes pedían más. Así que volvió una Eva Amaral "Kamikaze" que marcó el preludio del fin mientras se adentraba "Hacia lo Salvaje", el tema con el que se despidió "de todos aquellos que sienten un aullido en su interior".

Porque, como recomendó al despedirse, hay que seguir "siempre salvajes y de colores".

Y así seguirán ellos, mirando a un futuro que pasa hasta final de este año por los escenarios de Alicante, La Coruña, Bilbao, Barcelona, Murcia y Málaga. EFE

iel/fc

1011650

Lo más