ARTE MUJER (Crónica)

Alicia Framis repasa 20 años de arte y activismo en "Pabellón de género"

Ocho mujeres transportando sobre sus cabezas un fino vidrio en protesta contra el techo de cristal o unos trajes de ejecutivo adaptados para llevar al trabajo a bebés son algunas de las piezas que se exponen en "Pabellón de género", un repaso a 20 años de trayectoria de Alicia Framis.,Una artista "errante", afincada en Ámsterdam (Holanda), que regresa a España para reunir piezas que van desde la arquitectura, el diseño, la moda, el videoarte, el activismo ca

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 15:56

Pepi Cardenete

Ocho mujeres transportando sobre sus cabezas un fino vidrio en protesta contra el techo de cristal o unos trajes de ejecutivo adaptados para llevar al trabajo a bebés son algunas de las piezas que se exponen en "Pabellón de género", un repaso a 20 años de trayectoria de Alicia Framis.

Una artista "errante", afincada en Ámsterdam (Holanda), que regresa a España para reunir piezas que van desde la arquitectura, el diseño, la moda, el videoarte, el activismo callejero o la performance y que giran en torno a la posición de la mujer en la sociedad.

"Creo que soy una artista española errante, y siempre que vuelvo a España es volver a casa. Tener este refugio, que mi trabajo esté aquí, es una gran alegría, y saber que mi familia lo puede ver", ha explicado hoy Framis (Barcelona, 1967) en la presentación de "Pabellón de género", que podrá verse en la Sala Alcalá 31 hasta el 27 de enero de 2019 de forma gratuita.

Su trabajo se ha expuesto en centros como la Royal Academy of the Arts London, el Museum of Modern Art Shanghai o el Palais de Tokyo, pero "Pabellón de género" se trata de la primera exposición en la que se pueden ver sus trabajos "uno detrás de otro", ha apuntado Framis.

Una reflexión sobre la situación de la mujer en la actualidad, comisariada por Margarita Aizpuru, que además de repasar la trayectoria de la artista barcelonesa, presenta por primera una obra que le censuraron en Madrid en 2006 o la nueva performance "The Walking Ceiling", un alegato contra el techo de cristal social, laboral y político que aún soportan las mujeres.

"Esta exposición fantástica de una fantástica artista como es Alicia Framis creo que es bastante contundente", ha asegurado la comisaria de "Pabellón de género", que se estructura en dos grandes ejes.

El primero incluye un grupo de obras relacionadas con la arquitectura y las habitaciones, deconstruyendo formas de vida y de habitar los espacios establecidos, entre las que destacan "Hijas sin hijas", la más antigua de las piezas reunidas, de 1997.

Se trata de una habitación "solo para mujeres": un sofá, unas botellas de vino y unas copas miran hacia una de las paredes de la Sala 31, donde, escritas con tiza, aparecen frases de cien mujeres que habían decidido no tener hijos y a las que Framis entrevistó en 1997.

Una sala de estar en la que las mujeres que visiten la exposición podrán dejar mensajes en las paredes con carboncillo o tiza, para que convivan con las frases de aquellas que, hace más de 20 años, hablaron con Framis sobre qué legado dejarán en el mundo sin haber tenido descendencia.

"Dejaré atrás mi cuerpo", "Huesos, nada más que huesos, es lo que dejaré, una cama vacía, un vacío con nombre", "Cuando muera quiero ser improductiva. Una holgazana seré" o "Cuando muera, alguien cerrará la venta por mí", son algunos de los mensajes de "Hijas sin hijas", una pieza inspirada en el libro "Hijos sin hijos" del escritor Enrique Vila-Matas.

"Habitación de la arquitectura prohibida" (2017), en la que una inmobiliaria ficticia vende construcciones de viviendas para familias no binarias, y "Habitación del grito" (2012-2013), donde los gritos de los visitantes se convertirán en diseños de tazas con una impresora 3D, son otras de las propuestas arquitectónicas de la muestra.

El segundo bloque expositivo, de cariz más performativo, se orienta hacia otros territorios como el diseño, el videoarte, la moda o incluso el activismo callejero en obras como "MAMAMEN" (2004), donde se exponen tres trajes de chaqueta asociados a hombres de negocios a los que se les ha incluido un portabebés.

También podrá verse, por primera vez, "8 de junio, libran las mujeres", una performance que Framis preparó para Loewe en 2006 pero que finalmente se censuró y nunca llegó a llevarse a cabo, por lo que se expone un vídeo de dos minutos con el ensayo del espectáculo.

La propuesta consistía en hacer que las modelos mujeres "librasen" ese día, por lo que en la pasarela desfilarían hombres desnudos con bolsos blancos de Loewe para enfatizar que las mujeres son explotadas mucho más que los hombres en el mundo de la publicidad.

La directora general de Promoción Cultural de la Comunidad de Madrid, María Pardo, ha destacado en el acto que Framis es una de las "creadoras más internacionales del panorama nacional", y ha agradecido "su trabajo, su generosidad y el riesgo de esta exposición".

Lo más