También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
11 DE JUNIO

Logroño cumple con 'el voto' de San Bernabé

En 1521, Logroño se convirtió un rompeolas infranqueable que las fuerzas francesas no pudieron superar, los logroñeses resistieron tenazmente el asedio recurriendo a los peces capturados furtivamente en el río Ebro, al vino almacenado en la cuidad y al más humilde de todos los alimentos, el pan, proveniente de los graneros logroñeses. El 11 de junio, día de San Bernabé, se rompió finalmente el asedio. Logroño hizo al Santo su patrón, en agradecimiento y conmemoración de esa fecha, fundacional en la historia de la ciudad.

San Bernabé
  • Álvaro de los Ríos

En 1521 un ejercito francés, al mando del General André de Foix, invadió el norte de España aprovechando el desconcierto creado por la Revuelta de las Comunidades. Pamplona cayó fácilmente en su poder. Logroño se convirtió un rompeolas infranqueable que las fuerzas francesas no pudieron superar. Durante varios días, los logroñeses resistieron tenazmente el asedio recurriendo a los peces capturados furtivamente en el río Ebro, al vino almacenado en la cuidad y al más humilde de todos los alimentos, el pan, proveniente de los graneros logroñeses.

El 11 de junio, día de San Bernabé, se rompió finalmente el asedioLogroño hizo al Santo su patrón, en agradecimiento y conmemoración de esa fecha, fundacional en la historia de la ciudad.

Con el paso de los años, arraigó la costumbre de repartir, en el Día Grande de las Fiestas de San Bernabé, peces, pan y vino a los logroñeses, en recuerdo de aquella gesta. De esa tradición surgió la Cofradía del Pez que, cada año, el 11 de junio, distribuye -frente al Revellín-, la única de las puertas de la antigua muralla de la ciudad aun en pie, más de 30.000 raciones de los alimentos que propiciaron la victoria logroñesa de 1521.

Así, cuentan las crónicas y reseñas históricas del sitio de Logroño que la luz del amanecer del día 11 de junio de 1521 fue la mensajera que anunció la retirada de los soldados de Asparrot que iban marchando por el camino de la Madre de Dios y atravesando el ebro por los vados. Entonces, para los logroñeses, el sufrimiento se convirtió en fiesta, regocijo, júbilo y diversión, guiando a todos estrechamente unidos por un mismo fin y un sólo pensamiento, el de celebrar la victoria conseguida. Logroño estaba libre y sus defensores habían conquistado el derecho de figurar entre los pueblos de héroes. Cada año, la Ciudad, conmemora aquella victoria, y varios siglos después, de la misma manera que en tantas ocasiones los coiudadanos de Logroño vuelven a reunirse  para promulgar el Voto de San Bernabé  que escrito en 1538 por D. Francisco Ortiz de Zarate, escribano de sus Majestades,  compromete a realizar cada año y a perpetuidad una serie de actos que se han mantenido a lo largo de los siglos para proclamar el orgullo de vivir en esta ciudad, Logroño y de ser Logroñeses.

En 1521, Logroño vence el asedio y gracias a aquellos heroicos logroñeses, hoy Logroño es la ciudad que es, y en la que habitan ciudadanos que aunque pasados los siglos con el mismo espíritu de aquel entonces se rebelan y se crecen contra las dificultades,  pensando en el  futuro, con generosidad y  bondad, y  fortaleciendo entre todos esos vínculos imprescindibles de afecto y de unión. Y como promulga el Voto de San Bernabé, en la media noche del 11 de junio, se encienden  mechas y bridas reviviendo la historia, y Logroño queda iluminada por la luz de las velas en una Luminaria  que guía en el camino para como en 1521 lograr un futuro prospero, una Ciudad con mas oportunidades y mas competitiva.

     

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado