También en directo
Ahora en vídeo

Línea Editorial

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 07/11/2016

Responder al mal con el bien

En el tramo final del Jubileo de la Misericordia, el Papa Francisco ha celebrado este domingo el Jubileo de los presos. La Iglesia trabaja de forma constante y eficaz en las prisiones con la Pastoral Penitenciaria, acompañando en el crecimiento en la fe y generando cambios en las actitudes de quienes están privados de libertad. Donde hay una persona que se ha equivocado, se hace presente con más fuerza la misericordia de Dios para suscitar arrepentimiento, perdón, reconciliación y paz. Ciertamente la falta de respeto por la ley conlleva la condena.La privación de libertad es la forma más dura de descontar una pena, porque toca la persona en su núcleo más íntimo. Pero aún así, en esa situación tan delicada, la esperanza no puede sofocarla ni nada ni nadie. Suscitar ese deseo de la verdadera libertad en cada uno es una tarea a la que la Iglesia no puede renunciar. Cuando ponemos escasa o nula confianza en la rehabilitación y reinserción social de las personas que están en la cárcel, olvidamos que todos somos pecadores y que, muchas veces, también nosotros somos prisioneros de nuestras propias contradicciones. La historia pasada no puede ser cambiada, pero la del futuro está por escribir, y en ese relato es muy importante tener en cuenta que la justicia, tan necesaria, debe ir siempre acompañada de verdad y de misericordia, porque cuando se responde al mal con el bien, a la violencia con el perdón, el amor puede conquistar el corazón de quienes eligieron el camino equivocado.

Lo más visto