También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
JON URIARTE

La chilena nació en Bilbao y esta es su historia

Ramón Unzaga Asla fue su inventor, que falleció a los 29 años de un infarto 

Ramón Unzaga tiene una estatua en su honor frente al...
 Ramón Unzaga tiene una estatua en su honor frente al estadio de El Morro, en Chile. 
  • JON URIARTE

No es una historia de fútbol. Sino de patentes. Hay dudas sobre el día, pero no del mes. Enero. Cristiano Ronaldo ha dado la vuelta al mundo gracias a su cabriola con nombre de país que puso anoche el Juventus Stadium en pie. La chilena. O deberíamos decir, la bilbaína. Quienes viven en la órbita del planeta de cuero saben a qué me refiero. Un espectacular movimiento consistente en elevar el cuerpo despegándose del suelo, colocando las piernas por delante del mismo y por encima de la cabeza, hasta lograr, tras hacer el efecto de una tijera, golpear el balón con uno de los pies.

Pues sepan que el padre del asunto se llamaba Ramón Unzaga Asla y era de Bilbao. Hay quien conoce la historia, pero hace poco me sirvió para ganar una apuesta. Así que les dejo los datos ahora que se ha puesto de moda gracias a Ronaldo, por si los necesitan algún día. Ramón nació en el Botxo en 1894. Con seis añitos sus padres se lo llevaron a Chile por aquello de emigrar para mejorar alforja. Se asentaron en el sur del país, en la séptima región del Bío-Bío, una de las quince que componen Chile, allá donde rugen los cuatro volcanes. Quizá por ello, siempre fue explosivo. Sus padres, para que se labrara un futuro, lo apuntaron a estudiar contabilidad en el Colegio de los Escolapios. Terminado su tiempo de pupitre comenzó a trabajar en el departamento de contabilidad de la mina Schwager, una poderosa empresa de carbón que abastecía a la mayor parte de Chile. Pero Unzaga tenía otra pasión. El deporte. Era un superdotado. Para que se hagan una idea, compitió y fue campeón en 100 metros lisos, vallas, natación, salto de altura, pértiga... y además, fue un pedazo de futbolista. Quedó claro desde el principio que era un fenómeno.

Aunque a los 18 años alcanzó su máxima expresión. Ese año había adquirido la nacionalidad chilena y era el orgullo del país. Sobre todo tras lo sucedido en el estadio E lMorro.Así se llamaba un campo de fútbol, situado en la calle Jordán Valdivieso, que hoy lleva por nombre el de este ilustre bilbaíno. En un momento del encuentro Ramón hizo la maniobra. La gente la aplaudió por espectacular y novedosa y la bautizó como ‘chorera’ en honor al equipo. La Escuela Chorera. Pero fue seleccionado por Chile, donde acabó de capitán y logró tantos goles con esta acrobacia que pasó a ser conocida como chilena. Y ojo, porque no es la única creación de Ramón Unzaga. Imaginen esta otra escena. Llega un balón de lejos por alto, Ramón salta por encima de la cabeza del jugador contrario y remata. Como lo leen. Hasta los rivales aplaudían el asunto. Pero no le gustó al señor Beitia. O Beitía, con tilde, que de las dos formas la hemos visto escrita. El árbitro del encuentro, también de origen vasco. De lo que no hay duda es de lo que pasó entre ambos. Según palabras de Ramón, «en dos ocasiones el árbitro me cobró falta por un salto de lujo que daba a fin de rechazar la pelota alegando que ‘fouleaba’ al jugador contrario del Río. Me vi obligado a observarle su error, alegando que reconocidos jueces no me la habían penado. Siguió después un cambio de palabras que trajo por resultado la orden del Sr. Beitía para que abandonara la cancha. Me negué a salir para arreglar cuentas. Lo hice y al lado tuve con el señor Beitía un cambio de bofetadas». Como para llevarle la contraria. Aquel día le anularon la jugada del salto por encima de la cabeza del contrario.

Ramón falleció poco después, con tan solo 29 años, víctima de un infarto. Es lo que tienen los volcanes. Pero nadie pudo acabar con su chilena. Aún hoy es una de las maniobras más hermosas del fútbol. Y la inventó este bilbaíno.

Lo más visto