También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
LOLITA BOSCH (Entrevista)

Lolita Bosch: "No debemos sentirnos culpables, pero sí responsables"

Barcelona, 12 jun (EFE).- La escritora y activista Lolita Bosch invita en su libro "Que no nos gane el miedo" (Now Books) a que nos rebelemos en contra del sentimiento de temor que nos impide actuar ante las injusticias, sobre las que "no debemos sentirnos culpables, pero sí responsables".,En una entrevista a Efe, Bosch sostiene que "no podemos hacernos cargo de un privilegio sin una responsabilidad" y, en consecuencia, "hay muchos privilegios y responsabilidades de los que no nos estamos encarg

  • Agencia EFE

La escritora y activista Lolita Bosch invita en su libro "Que no nos gane el miedo" (Now Books) a que nos rebelemos en contra del sentimiento de temor que nos impide actuar ante las injusticias, sobre las que "no debemos sentirnos culpables, pero sí responsables".

En una entrevista a Efe, Bosch sostiene que "no podemos hacernos cargo de un privilegio sin una responsabilidad" y, en consecuencia, "hay muchos privilegios y responsabilidades de los que no nos estamos encargando".

"Si esto te hace sentir culpable, es tu problema. Es más fácil actuar que sentirte de esta manera", afirma contundentemente la activista, que considera que el sentimiento de "culpabilidad" es "muy primermundista".

En este sentido, "deberíamos ser responsables" desde una posición que nos permite "hacer cosas" y que nos otorga el derecho, por ejemplo, de saber cuánto dinero se gasta en armas nuestro gobierno, o quién fabrica nuestra ropa.

La activista, que se define como "escritora de vocación", dedica un 30 % de su tiempo e ingresos a "la paz", una cantidad muy específica que "asumió como responsabilidad" hace años, por su posición como "primermundista y mujer que se ha salvado".

Nacida en Barcelona (1970) y de ascendencia mexicana, Bosch adquirió la conciencia de "ciudadana de primer mundo" tras haber vivido durante la mitad de su vida en México, lugar donde le "tocó de pleno la guerra" del narco y pudo conocer a las víctimas de la violencia, personas a quien confiesa "deber todo".

"La guerra me ha educado, me ha convertido en una persona absolutamente consciente", señala Bosch, a quien las víctimas de México han enseñado a "entender cómo funcionan las personas".

En 2007, la activista fundó el Colectivo FU, una plataforma a través de la cual ha creado decenas de proyectos con el fin de preservar la paz, iniciativas que luego confía a terceras personas para que las pongan en marcha.

"El acto más revolucionario que podemos llevar a cabo es confiar en el otro, que es algo que normalmente no hacemos", afirma sobre su activismo Bosch, que confía en que "la mayoría de gente quiere hacer lo que se debe hacer, pero no tiene los medios".

Para la activista, cuando tenemos cubiertos "tres derechos esenciales", que son la nutrición, la educación y la salud, es cuando hemos de "rebelarnos juntos contra las injusticias".

En este sentido, la autora critica que vivimos en un "miedo" que se ha convertido en el "negocio más grande de la humanidad", y que nos lleva a refugiarnos al lado de "los poderosos", con la sensación de que nos protegen cuando, en realidad, "nos ponen un precio".

"Vivimos mucho más asustadas de lo que deberíamos, lo que no significa que vivamos en riesgo", señala Bosch sobre los miedos cotidianos, con los que estamos demasiado "ocupados" y que "nos paralizan" e "impiden rebelarnos".

Según la escritora, no puede darnos miedo, por ejemplo, reaccionar a las injusticias, sentir culpa, reconocer nuestra ignorancia, ser incapaces de resistir, vivir con un trauma o, de forma general, cualquier cosa mala que nos pueda pasar.

De forma contraria, Bosch cree que hemos de temer ciertas cosas: no darnos cuenta de nuestros privilegios, dejar que la inercia nos arrastre, no saber calibrar las consecuencias de nuestros actos, o no creernos capaces de ser responsables de lo que pasa en el mundo.

"Hay muchas cosas que nos tendrían que haber enseñado. Nadie nos ha hecho conscientes de que somos capaces de hacer las cosas bien hechas", critica la activista, que ha aprendido esto de "gente que no ha tenido otro remedio que ser la mejor versión de si mismos".

Según la escritora, "nos enseñan a tener miedo a ciertas cosas porque son un negocio", como los atentados terroristas: "El azúcar y los refrescos han matado a mucha más gente, pero nos venden otras cosas".

La "rebelión" de Lolita Bosch pasa por asumir que "todos somos necesarios e imprescindibles para que el mundo funcione", y la activista se mantiene al sostener que "la mayoría de cosas que hacemos están bien hechas".

"El mensaje es que no servimos para parar el acoso escolar, la violencia de género, las guerras, para salvar el medioambiente...", pero estas son cosas que, para Bosch, hacemos "constantemente", sin darnos cuenta.

La activista sitúa como ejemplo de esto la manifestación feminista del 8 de marzo, con motivo del Día de la Mujer, una jornada de la que se sintió "orgullosa" y que terminó con una sensación particular: "¡Qué bien lo hemos hecho!".

"Con esta sensación nos vamos a dormir poco", concluye la escritora, que cree firmemente que "pensar que hacemos las cosas bien" significa, finalmente, "creer en la humanidad más que el negocio".

Lo más visto