También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
MODA NOVIAS(Crónica)

Las novias siguen siendo románticas, con pantalones

Inmaculada Tapia

  • Agencia EFE

Inmaculada Tapia

Si bien ayer los diseños de la pasarela Atelier Couture mostraban a una novia poderosa y guerrera, hoy, el segundo día de la pasarela, las novias recuperan su esencia más romántica con diseños ligeros, poco estructurados y con monos y pantalones que invitan a vestir a distintos tipos de mujer.

Habitual de las alfombras rojas donde actrices como Paula Echevarría o Leticia Dolera visten sus diseños, Alicia Rueda sube a la pasarela, por primera vez, sus diseños para novia junto a una colección de fiesta, piezas elaboradas con "mimo" que, sin duda, pronto veremos luciendo a celebridades.

La bilbaína exhibe diseños "eclécticos". Una propuesta rica en tejidos, "arriesgada", en la que representa a una novia romántica, pero también supersofisticada, rococó y minimalista, "conceptos diferentes para cada estilo de novia".

Cosida con manos artesanas, con "tejidos muy desmontados", como demuestra una pieza elabora con cuatro telas diferentes, una concienzuda mezcla de textiles, para una novia que elige el blanco, como tono principal, y se siente "cómoda" con mono y pantalones, que combina con una bomber, una apuesta atrevida que triunfa en la pasarela.

Destacan sobre las líneas rectas y limpias del patronaje y el detalle de mallas bordadas y rebordadas, con una pedrería exquisita.

Una mujer viajera es la que refleja en sus diseños Emilio Salinas y su "Orient Express". Curtido en los talleres de Lorenzo Caprile y Petro Valverde reclama a una mujer que le gusta disfrutar del lujo "con buenos tejidos y excelente corte", comenta.

Una historia que comienza en su colección de fiesta con un traje sastre muy parisino, pasando por los brocados de Venecia, para desembocar en Estambul, donde la colección se llena de aire oriental con turbantes y bordados.

La paleta de colores se concentra en rosas empolvados, marrones o carmín rosáceo, mezclados con oros.

La novia de Salinas desarrolla el gusto por el volumen, con cortes "baby doll", y atrevidos abrigos de neopreno, bordados o troquelados, que se apoyan en la delicada técnica del entolado, con el que las costuras son imperceptibles, ensamblado a mano para que "parezca una pieza única".

La magia de una isla deshabitada es en la que se inspira Cristina Piña para confeccionar vestidos en los que combina blancos y tonos arena con azules grisáceos, con notas de coral intenso, azul noche y negro.

Una novia "muy refinada", con piezas en las que prima el detalle de bordados marinos, como estrellas o caballitos de mar. Diseños bordados a mano, que pasan de la flor a elementos orgánicos como corales o algas que se diseminan sobre guipures o pedrerías desmontadas.

Diseños de pocos volúmenes, pero en los que si hay piezas en terciopelo de seda, moher con lana georgette de seda, muselinas y plumas en abrigos.

"Es mi concepto de novia, elegante, alejada de los volúmenes y la rigidez. Visto a una mujer más sofisticada y sensual", explica la diseñadora, que incorpora un esmoquin blanco entre sus trajes de novia.

El mar también inspira a Armiche Rodríguez, de Nihil Obstat, con una colección donde las transparencias, las organzas rústicas, el punto y los plisados evocan cierta decadencia, que se engarza con siluetas años 20.

Una mujer hiperfemenina que parece flotar en un paraíso de tules que simulan las olas del mar, cubierta por un velo corto.

Novias también con pantalón, que se cubren con un abrigo de una sola costura, "homenaje a Balenciaga" o bien con otro de una sola pieza de vainica sin costuras.

El origami japonés y el cuento de Blancanieves forman el hilo conductor de los diseños de Luisa Monzón, una colección de contrastes en la que ha exhibido diseños de "niña buena", con otros que tienen que ver con una mujer enigmática.

Micados, sedas y plumeti definen a una dulce Blancanieves que se adorna con un tocado elaborado en 3D.

La colección de la sevillana Inma Linares también incluye referencias orientales con líneas kimono, vestidos de cortes geométricos con transparencias y jacquares.

El dúo creativo formado por Sergio López e Itahisa García componen Amarca, han presentado una colección en la que destaca la femineidad de la mujer a la que cubrieron de bordados y perlas.

Con un marcada mirada a otro tiempo, Antonia Serena, descubre a una novia con reminiscencias de otra época, luciendo vestidos lenceros, en sedas y chantilly.

Lo más visto

  • El Html Mod no se ha encontrado