También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | 9ª Feria de Abril

Viva México... mi arma

Joselito Adame fue el gran protagonista del noveno festejo de la Feria de Abril celebrado este sábado. Una oreja y una vuelta fue el balance del mexicano. Enrique Ponce dio una vuelta tras una buena faena y Sebastián Castella concluyó su feria en tono gris.
Joselito Adame con la oreja paseada este viernes en Sevilla....
Joselito Adame con la oreja paseada este viernes en Sevilla. EFE

Con el personal sevillano en huida hacia la playa, Sevilla y su Feria de Abril se convierten con la llegada del fin de semana en un buen destino turístico. Eso se notaba por la mañana por las calles del centro, al mediodía en el Real de los Remedios y por la tarde en los tendidos de la Maestranza.En el coso del Baratillo, si había una tribu que destacaba era la de los mexicanos. Hubo gritos de Viva México, Viva Aguascalientes... mucho acento azteca en el 9, en el 5, también en el 1... aficionados mexicanos que saltaron el charco para ver en primera persona la tarde de un paisano suyo que sigue creciendo en nuestro país. Joselito Adame, que tras una primera tarde sin pena ni gloria, volvió a demostrar que es el torero mexicano que mejor puede funcionar en España.Porque suya fue la única oreja de un festejo. Llegó en el sexto, un toro cambiante al que Joselito Adame recibió a portagayola. El de Victoriano del Río, sin definirse en los primeros tercios, rompió a embestir mediado el trasteo y ahí llegaron los mejores momentos del torero mexicano. Encajado, templado e intentando llevar largo al toro, el trasteo de Adame creció en intensidad y trazo. En un descuido, fue volteado el torero. Seco el golpe, a plomo. Y el toro que dijo nones después, rajándose y midiendo como sabiendo donde había cazado a su presa. La estocada viajó trasera y tendida. Se resistió Adame en usar el descabello y tardó en caer el toro. Eso no frenó sin embargo la petición de oreja y su concesión para alegría de sus paisanos.Antes, a su primero también había ido a recibirlo de rodillas a la puerta de chiqueros. Salvado el lance con soltura se aceleró el mexicano tanto en las posteriores verónicas como en un quite por zapopinas. El toro, flojito y sueltito. Se centró después  Adame en una faena corta e intensa que tuvo como virtud ganar siempre un paso al toro para anticiparse a su acción y llevarle muy embebido en los vuelos de la muleta. Cuando no lo había así, el toro acortaba su viaje. La estocada cayó caída y atravesada para necesitar después de dos descabellos. Se antojó excesiva la vuelta al ruedo.La otra faena destacada de la tarde la firmó Enrique Ponce con el cuarto. Se resarció Ponce después del simulacro que había resultado la lidia del inválido primero que se llegó a echar. Pero se le escapó el triunfo a Ponce con la espada en ese cuarto. Un buen toro de Victoriano del Río que tuvo buen son y nobleza por ambos pitones y al que cuajó sobre todo el valenciano por el lado derecho. Temple, gusto y la elegancia natural de un Ponce que realizó una faena en tono creciente y que tuvo como final una gran tanda plena de sabor, relajo y empaque. Pero el acero no viajó certero hasta el tercer intento. La vuelta tuvo el regusto a recompensa tras el esfuerzo vivido en las últimas semana para estar en esta plaza. Quien terminó por firmar una faena sin relieve fue Sebastián Castella. Desganado y plano, el francés vio como se le pitaba su toreo reiterativo y sin alma. No se extendió mucho Castella con el escaso segundo. Escaso por fuera y por dentro. Un inicio en tercio marca de la casa con pases cambiados y fin de la historia. El toro se apagó rápido y el francés optó por liquidarlo, eso sí, de un perfecto volapié. El quinto traía la seriedad de los cinco años pasados y unas hechuras que no podían fallar. Cuando le presentaban los engaños, el toro descolgaba y estiraba el cuello con celo en busca de ellos. Pero como a esas alturas ya estaba claro que no era la Feria de Castella, la faena del francés fue un canto a la espesura. Sin alma y sin emoción, Castella acabó por aburrir a los tendidos maestrantes. FICHA DEL FESTEJO Sevilla, viernes 9 de abril de 2014. 9ª de Feria. Tres cuartos de plaza. Toros de Victoriano del Río, correctos de presentación, sin excesos. De juego desigual. Mejores los tres últimos. Enrique Ponce, silencio y vuelta tras aviso. Sebastián Castella, silencio y silencio. Joselito Adame, vuelta y oreja tras aviso. Viva México... mi arma

Lo más visto