También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | VALDEMORILLO (MADRID)

Víctor Barrio, dimensión y proyección

Finalizó la Feria de Valdemorillo con el triunfo del torero segoviano Víctor Barrio, que cortó tres orejas, dos de ellas ante el sexto, un ejemplar de Cebada Gago premiado con la vuelta al ruedo. Manuel Escribano cortó una oreja y Paulita pechó con el peor lote.
Víctor Barrio con las dos orejas que cortó al sexto...
Víctor Barrio con las dos orejas que cortó al sexto Cebada? en Valdemorillo. COPE.ES

Pese a las orejas que habían cortado Manuel Escribano y Víctor Barrio en sus primeros toros, la última tarde de la feria de Valdemorillo no terminaba de romper. La corrida de Cebada Gago no mejoraba el nivel ganadero del ciclo serrano. Pero tuvo que saltar el último ejemplar para que la tarde y la feria acabase con un regusto dulce. Ese sexto, bajo, entipado, noble, permitió a Victor Barrio reivindicarse, mostrar que como él, hay muchos jóvenes que luchan día a día y que merecen más de una oportunidad para oxigenar un escalafón adocenado y previsible. Barrio se fue a portagayola, el toro hizo caso omiso de primeras pero cuando se fijó en el torero de Sepúlveda, éste le ligó hasta cuatro faroles de rodillas que abrochó con una preciosa media a pies juntos ya en pie. Ahí no quedó el recital de capote de Barrio, que después quitó por crinolinas. El toro tuvo nobleza y bondad, cualidades que aprovechó Víctor Barrio para realizar una faena que nunca bajó el diapasón de la intensidad. Primero a derechas, con temple, y después al natural, más vertical la planta. Pero cuando parecía que la faena podía decaer, el segoviano cuajó dos soberbias tandas, una por cada pitón. Se comenzó a pedir entonces un excesivo indulto para el toro, que acalló el torero tirándose a matar. La espada cayó desprendida, pero no fue impedimento para el doble trofeo para Víctor Barrio. Al toro se le premió con una vuelta al ruedo póstuma que pareció excesivo premio pese a su noble condición.Antes, en su primero, Barrio ya había sumado un trofeo. Hasta la boca de riego se había ido el torero para recibir por tafalleras a su primer toro. Dos por alto que ligó a una chicuelina antes de que el toro le arrancase el capote. El toro fue muy a su aire y derribó al picador en el primer encuentro con el caballo. A la muleta llegó embistiendo sin clase. Bruto el de Cebada. En redondo llegó la mejor tanda de la faena del segoviano, firme la planta y largo el trazo. Pero después el toro se desengañó y comenzó a embestir con el freno de mano echado. Muy por encima del toro, Víctor se tiró a matar dejando media en buen sitio. La oreja cayó por mayoría de pañuelos.Sin puerta grande, pero dejando buenas sensaciones se fue Manuel Escribano del coso de La Candelaria. El sevillano mostró que sabe torear con reposo y suavidad cuando lo requieren las circuntancias. Sin muchos excesos de trapío salió el segundo, al que recibió  Escribano con una larga muy cerrada en tablas. Fiel a su concepto, el sevillano puso banderillas. Más ajustado y meritorio el tercero en los terrenos de adentro. Después al toro le faltó vida. Se movió, pero con extrema sosería. La sal la puso Escribano, muy templado y alargando las embestidas con pulso y cabeza. Basó su faena por el pitón diestro antes de epilogar la faena con manoletinas y tumbar al toro de una estocada desprendida de efectos fulminantes. Hubo petición justita pero el palco asomó el moquero.Hizo albergar alguna esperanza el bajo quinto. El único toro de Cebada Gago con intención de seguir las telas por abajo. Pero fue un espejismo. Tras una larga a portagayola con cuerpo a tierra incluido y otro tercio de banderillas de atléticas facultades, Escribano trenzó una faena de más e menos, igual que el comportamiento del toro, que se vino abajo tras dos buenas tandas del torero de Gerena por el lado derecho. La faena no terminó de romper ya que al animal se le acabó la gasolina demasiado pronto. Escribano dejó un contundente volapié pero esta vez la petición de oreja no fue atendida por el palco.Quien no pudo reeditar su triunfo de la pasada campaña fue Antonio Gaspar 'Paulita', sin suerte esta vez en su lote. Saltó muy a su aire el primer 'cebada', sin humillar desde el capote. Y así siguió después deurante la actuación de Paulita.Siempre a media altura, sin entrega ni clase, el toro siempre echó la cara arriba en los embroques. Paulita intentó dar distancia al animal para intentar llevarle a su aire. Pero al conjunto le faltó mando. Ni a derechas ni a izquierdas aquello se conjuntó. La espada viajó tendida y trasera.No mejoró el panorama para Paulita con el bruto cuarto. Un toor de bastas hechuras que nunca rompió para adelante. Bronco y sin estilo, el animal de Cebada se movió andarín, sin fijeza y mediada la faena buscó descaradamente el cuerpo del torero aragonés, que abrevió al no ver opciones de lucimiento. La estocada de Paulita, habilidosa, tiró con prontitud al toro. FICHA DEL FESTEJO Valdemorillo (Madrid), domingo 8 de febrero de 2015. 3ª de Feria. Tres cuartos de plaza. Toros de Cebada Gago, desiguales de presentación y de juego descastado en conjunto. Noble aunque a menos el 5º y noble y con duración el 6º, premiado con la vuelta al ruedo. Antonio Gaspar 'Paulita', saludos y saludos. Manuel Escribano, oreja y vuelta. Víctor Barrio, oreja y dos orejas.