También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Unas terceras elecciones no son buenas para nadie

Unas terceras elecciones no son buenas para nadie. España está sin Gobierno desde hace más de nueve meses. Prolongar cinco meses más esta situación le hace daño al país y retrasa más allá de lo razonable las reformas urgentes que están pendientes. Y además supone un desprestigio añadido para nuestra democracia y para nuestra clase política. Habrá quien piense que unas terceras elecciones, en el momento de debilidad en el que está el PSOE, pueden propiciar una mayoría más holgada del PP. Si ya hemos esperado tanto podríamos esperar un poco más. Es un razonamiento que no tiene en cuenta el bien de todos. Sin duda un Gobierno con una mayoría cercana a la mitad de la cámara puede tener algunas ventajas. Pero eso no está garantizado y no se puede tener a un país parado a la espera de unas hipotéticas condiciones más favorables. Hemos tenido una mala experiencia de bloqueos este año. Pero los pactos de Gobierno no son malos. Ayudan a desideologizar la política, matizan posiciones, exigen diálogo. Y todo eso puede ser muy fecundo. Lo lógico es que el PSOE se abstenga en una investidura antes de que acabe octubre. Y el PP debe tener altura de miras con el que todavía es el primer partido de la oposición. Una España sin un PSOE fuerte y socialdemócrata es una España más polarizada. Hay que trabajar por recuperar los espacios de diálogo que tanto nos han faltado en los últimos meses.

Lo más visto