También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Domingo de Resurreción en Málaga

Tropezar en la misma piedra

Morante de la Puebla y El Juli quisieron emular el mano a mano vivido hace cien años en Málaga y que enfrentó entonces a Joselito y Belmonte. Tal y como pasó hace un siglo, los diestros erraron en la elección del ganado a lidiar.
El Juli y Morante defraudaron en su mano a mano...
El Juli y Morante defraudaron en su mano a mano en La Malagueta. REUTERS

Cuentan las crónicas que el público malagueño acabó enfadado por los toros que lidiaron Joselito 'El Gallo' y Juan Belmonte aquel 28 de febrero de 1915. Las figuras, sean de la época que sean, siempre fueron contestadas por el público soberano. A veces con razón, otras sin ella. Y casi cien años después, Morante y El Juli, quisieron emular en todo lo realizado en Málaga por el de Gelves y el de Triana. Tanto, tanto, que volvieron a tropezar en la misma piedra. El toro. Por mucho que se quiera llegar a la plaza en coche de época, hacer el paseíllo con capotes de paseo con mucha historia detrás... si no hay toro, nada tiene sentido. Y Morante y Julián, cada uno con sus toros debajo del brazo, defraudaron.Defraudaron por un festejo en el que lidiaron toros de muy desiguales volúmenes y caras pero todos bajo el común denominador de la escasez de raza. Defraudaron por un mano a mano sin rivalidad ni competencia. Y defraudaron, porque una vez más, miraron más por sus intereses particulares que por el del aficionado.Un día que pareció venir cruzado desde pronto, con un amenecer encapotado y con lluvia constante que sólo amainó a la hora del festejo. No hubo mentes despejadas y tampoco hubo nunca un atisbo de venirse arriba la tarde. Tardó en decidirse el palco pero el inválido de Zalduendo que abrió plaza volvió por donde salió. El sobrero de Victoriano del Río traía otras hechuras, menos serio pero más armónico aunque también cogido con alfileres en su fortaleza. Tuvo temple el toro y lo aprovechó Morante para trenzar una faena con altibajos, sin rotundidad pero sí con algunos chispazos de su tauromaquia. Como dos tandas, una por cada pitón, de ralentizado temple y dormidas formas. Pero faltó toro. No hubo mucha historia con el 'Juampedro" que saltó en tercer lugar. Escasito de trapío y nulo de fuerza y casta, Morante quiso más que el toro pudo. Intentó estirarse el de La Puebla pero no hubo posibilidad.Hubo más ganas desde los tendidos de ver algo a Morante con el cinqueño pasado de Jandilla, que realidades en el ruedo. El toro no aguantaba más de dos pases ligados por tanda. Se puso el de La Puebla por los dos pitones. Un buen natural, sí. Otro redondo templado y empacado, también... Pero sin armazón de trasteo ni toro delante al que enfrentarse.Tuvo su cuajo y seriedad por delante el de Garcigrande, primero de Juli. Toro que pronto demostró que quería coger con celo los engaños, estirando el cuello con ganas. Lo vio pronto Julián. Largo el trazo, de menos a más y ligando. Hubo algo de desajuste al natural, pero en redondo supo canalizar con temple las buenas embestidas del pupilo de Justo Hernández. Y el final, muy en Ojeda. Exprimiendo en un palmo de terreno al toro. Pero todo se fue por la borda con un horrendo bajonazo. No se extendió mucho El Juli con el cuarto de Victoriano del Río. Frenado y áspero, no regaló ninguna embestida potable y el diestro madrileño optó por liquidarlo con prontitud.Cerró plaza un toro de Domingo Hernández que hizo albergar alguna esperanza cuando pareció tomar con buen aire el capote. Pero era un espejismo. El toro tiraba pronto de freno de mano y no terminaba de embestir con largura. El Juli, demasiado brusco en los toques y tensionado por el devenir del festejo, sacrificó la estética en pos de una forzada ligazón que apareció en varios naturales de profundo trazo. Pero el toro dijo nones y todo acabó diluyéndose cuando pinchó Julián antes de la estocada definitiva. FICHA DEL FESTEJO Málaga, domingo 20 de abril de 2014. Lleno aparente. Toros, por este orden de Victoriano del Río (sobrero), Garcigrande, Juan Pedro Domecq, Victoriano del Río, Jandilla y Domingo Hernández, de muy desiguales hechuras. Manejables pero a menos 1º bis, 2º y el 6º sin finales. El resto, bajos de raza y de escaso juego. Morante de la Puebla, saludos tras aviso, silencio y saludos. El Juli, saludos, silencio y saludos tras aviso. Tropezar en la misma piedra

Lo más visto