También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 29/01/2013

El testimonio de la alegría

Hablar de alegría en estos tiempos sombríos de crisis puede resultar una osadía. Sin embargo es lo que hecho el arzobispo de Toledo Mons. Braulio Rodríguez, con ocasión de la festividad de San Ildefonso. Parece asentado en gran parte de la sociedad el tópico de que la fe en Dios impide disfrutar de la vida, algo que puede alejar de la fe a muchos jóvenes que buscan otro tipo de alegrías pasajeras en el placer sensual. Precisamente Benedicto XVI que tantas veces se ha referido a la virtud de la alegría como trasunto de la fe, dedicó a este tema su recordado mensaje con ocasión de la pasada Jornada Mundial de la Juventud. Insistía el Papa en que la alegría no solo es una señal irrenunciable de la fe cristiana, sino que esta virtud sobrenatural y a la vez tan humana, es un eficaz estímulo para superar las dificultades y desesperanzas de la actual crisis. Y describía las alegrías sencillas que se fundamentan en la fe, como la que se desprende de las bellezas naturales, del trabajo bien hecho, de la amistad compartida, del aprecio que otros nos tienen, de hacer más fácil y amable el camino a los demás, y tantas cosas más que surgen de la experiencia de una fe  sencillamente vivida, que ilumina la conciencia y sostiene el compromiso por el bien. Por eso la alegría es una seña distintiva del testimonio cristiano, llamada a interrogar y atraer a todos hacia su origen.

Lo más visto