También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Santa Teresa de Calcuta, madre de los pobres

  • cope.es
  • cope.es

Teresa de Calcuta, la monja menuda que con su testimonio de vida nos remite a las fuentes más profundas de la caridad, ha sido elevada a los altares. En una ceremonia multitudinaria, el Papa Francisco la ha proclamado santa, recordándonos que también nosotros estamos llamados a concretar en la realidad lo que invocamos en la oración y profesamos en la fe; que no hay alternativa a la caridad, porque quienes se ponen al servicio de los hermanos, aunque no lo sepan, son quienes aman a Dios. Sin embargo, la vida cristiana no es una simple ayuda que se presta en un momento de necesidad. Es toda una vocación a la caridad, un compromiso serio, y al mismo tiempo gozoso, de seguimiento de Jesús. Santa Teresa de Calcula supo dibujarlo de manera espléndida en el tapiz de su vida. Este domingo miles de personas la aclamaban, con acierto, como Madre de los pobres, porque toda su existencia fue una generosa dispensadora de misericordia divina, poniéndose a disposición de todos por medio de la acogida y la defensa de la vida humana, tanto la no nacida como la abandonada y descartada. Su misión en las periferias de las ciudades y en las periferias existenciales permanece en nuestros días como testimonio elocuente de la cercanía de Dios hacia los más pobres entre los pobres. Ojalá que esta incansable trabajadora de la misericordia nos ayude a comprender cada vez más que nuestro único criterio de acción es el amor gratuito, el amor de Dios que debemos llevar a todos, sin distinción, para abrir horizontes de alegría y esperanza a toda esa humanidad desanimada y necesitada de comprensión y ternura.

Lo más visto