También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Noticia COPE

Presos islamistas animan a la Yihad en la cárcel: "Alá premia la paciencia. Hay que luchar hasta el final"

“Soy tu hermano, el valiente de las batallas. Ya sabes, Ibrahim el gladiador”, dice en su carta a otro preso Barahim E.Y., marroquí, interno en una carcel insular. Todas las conversaciones de este preso, aseguran los informes conocidos por COPE, derivan siempre a lo mismo: “hay que luchar hasta el final para conseguir la victoria de Ala”.

“Soy tu hermano, el valiente de las batallas. Ya sabes, Ibrahim el gladiador”, inicia su carta el preso de Ceuta Barahim E.Y., marroquí, interno en una carcel insular. Va dirigida a su compatriota Fouad B., preso en la península. “Ya puede venir quien quiera. Escúchame Fouad, prepara la espada y ponte el escudo. Ya empieza la lucha. Somos jóvenes bandidos.” Y concluye: “Estoy entrenando con mi paisano de Ceuta”, en referencia, según fuentes penitenciarias, a José Andrés A.C., escribiente también de esta carta. El sobre de esta misiva va decorado a mano con una bandera del Estado Islámico, una pistola, un alfalje y un libro del Corán con la frase: “Somos guerreros y tenemos que tener paciencia.” Todas las conversaciones de este preso, aseguran los informes conocidos por COPE, derivan siempre a lo mismo: “hay que luchar hasta el final para conseguir la victoria de Alá”, “Ala siempre acaba premiando la paciencia.”Estas comunicaciones son parte del material que se interviene por parte de los funcionarios que realizan el seguimiento de unos 300 presos en las prisiones españolas por su posible vinculación con el terrorismo yihadista. Es parte del Programa para la prevención de la radicalización en los establecimientos penitenciarios.La permisividad de las prisiones facilita el proselitismo islamistaTres fractores facilitan en España el aumento del proselitismo yihadista, según los documentos reservados de ese Programa a los que hemos tenido acceso. Entre ellos destaca “la permisividad en las cárceles españolas”, debido a las interpretaciones de la libertad religiosa y su reflejo en nuestra legislación. También se subraya la alta concentración de presos del magreb y especialmente de Marruecos ( del pais alahuita y de Argelia proceden la mayoría de los 58 internos objeto de esepcial seguimiento en este momento), y las viejas reivindicaciones históricas de ese entramado sobre Al Andalus, el Califato de Córdoba o Ceuta y Melilla.La cárcel radicalizaEn los últimos años se ha observado, dicen estos documentos, que muchos presos no practicantes procedentes de paises musulmanes han comenzado a practicar el Islam. Tratan asi de añadir un significado a su vida entretejas, redimir sus pecados y sobre todo formar parte de un grupo. Y es que “los centros penitenciarios adquieren especial importancia en el control del fenómeno yihadista violento”, según una de las actualizaciones del Programa de Interior. De hecho, se afirma que el paso por la cárcel ha “incrementado la radicalización de determinados presos”, incluso ha servido para reclutar a internos no terroristas.La educación y la formación se convierte en una referencia en los textos que manejan los responsables de aplicar este seguimiento. El desconocimiento del idioma, los choques culturales y la deficiente formación “pueden servir de caldo de cultivo para la radicalización y para que se conviertan en futuros terroristas” -dice uno de estos escritos oficiales conocidos por COPE. Ya el Reglamento Penitenciario establece como prioridad la formación básica de los presos de origen extranjero.Control de ONG?s y asociacionesEl Ministerio del Interior pide controlar especialmente a las ONG?s y asociaciones que promueven actividades con los presos de origen musulmán en el interior de las prisiones. Resulta de vital importancia desarrollar medias de seguimiento preventivo de estos grupos, también de las personas que imparten esas actividades, según se puede leer en uno de esos documentos. Se llama no obstante a garantizar la igualdad religiosa a los musulmanes, evitando que imanes no autorizados se encarguen de dirigir el culto o de que los locales donde lo practiquen sean utilizados de manera exclusiva para ese rito, como pretenden los radicales islamistas. Los imanes, primera preocupaciónLos responsables de prisiones tienen una especial preocupación en torno a los imanes radicales que dentro fuera de las prisiones pueden influir en los presos mas proclives a dar el paso de incorporarse a la yihad. Imanes radicales que pueden tener acceso al interior de las cárceles o presos que se autoproclaman imanes entre los internos. Estos últimos son los mas peligrosos. Tambien hay especial atención sobre a los internos terroristas (47 de los clasificados dentro de programa estan condenados por terrorismo), algunos con conocimienos y habilidades que podrían transmitir a otros internos. Preocupan los presos influyentes y radicales (11 de ellos son considerados atualmente reclutadores), o el uso clandestino en prisión de la informática o las redes sociales. Los responsables del Programa también alertan sobre posibles actos de violencia graves contra los propios funcionarios de prisiones y advierten de que el yihadismo puede establecer colaboración con otros grupos criminales o terroristas para combatir un enemigo común, financiarse con drogas o cualquier otra actividad delictiva o intercambiar logística, táctica o información.Evitan que la ropa del rezo roce el patio de la cárcelComienzan a ver como elementos impuros la TV, la representanción de seres humanos, la música… dejan de fumar. Estos son algunos de los comportamientos que destacan los funcionarios de prisiones en sus informe, a los que hemos tenido acceso, sobre los presos que comienzan a acercarse a los grupos más radicales y afines al terrorismo yihadista dentro de las prisiones españolas. Son los considerados como reclutables o radicalizables. Constituyen un grupo de 59 internos, según los datos de prisiones a fecha 27 de noviembre de este año. Sobre ese grupo actúan los reclutadores o radicalizadores, otros 11 presos de origen musulmán, especialmente marroquíes y argelinos. Por encima de ellos están los 47 internos condenados por terrorismo. Todos ellos están incluidos en el Programa de especial seguimiento de instituciones penitencirias para prevenir el yihadismo en las prisiones españolas. En documentos internos de ese progama se destaca ademas cómo estos presos llevan el pelo corto, el bigote rasurado y la barba larga, evitan que la ropa limpia que utilizan para el rezo se roce con personas o lugares que considean impuros, como el patio de la carcel. Tambien rehuyen el contacto con las funcionarias de prisiones por ser mujeres. Nunca llevan pantalón corto, la alfombra que utilizan para rezar la emplean también para tapar la televisión o proteger el Corán. Su reloj suele disponer de alarma para no olvidar las horas del rezo cinco veces al día.

Lo más visto