También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TOROS | Castella se niega a salir a hombros en Castellón

Polémica y soberbia

El diestro francés Sebastián Castella, que cortó dos orejas, se negó, sin embargo, a salir por la Puerta Grande, debido a las protestas de cierto sector del público en la concesión del segundo trofeo, y abandonó finalmente la plaza a pie este viernes en Castellón.
Castella ante un astado de escaso trapío de Hnos. García...
Castella ante un astado de escaso trapío de Hnos. García Jiménez este viernes en Castellón. EFE

Castellón, viernes 8 de marzo de 2013. 5ª de Feria. Tres cuartos de plaza. Toros de Hermanos García Jiménez, muy pobres de presentación, blandos y sin raza, en general de juego muy deslucido. El único que tuvo algo más de movilidad, el segundo, aunque también acabaría desfondado. El Fandi, silencio en ambos. Sebastián Castella, oreja tras aviso y oreja protestada. Miguel Ángel Perera, silencio tras aviso y silencio.                                              ------------------------------------------------------------------------------------------------- Lo único destacado de la primera faena de "El Fandi" fue el vistoso toreo de capote, sobre todo un bonito quite por lopecinas, y, como es habitual en él, un espectacular tercio de banderillas. Pero hasta ahí, pues el toro, falto de todo, se negó a embestir enseguida en la muleta, y la labor del granadino fue un continuo querer y no poder. No cambió demasiado la decoración de la faena al cuarto, otro toro sin raza alguna y muy apagado, con el que volvió a brillar con los rehiletes y con el que no pudo pasar de voluntarioso en el último tercio. El primero de Castella tuvo algo más de empuje, lo que aprovechó el francés para diseñar una entonada labor fundamentada sobre el pitón derecho, y con un final en las cercanías a base de circulares y otros alardes que gustaron en los tendidos. Agarró una estocada a la primera y cortó una oreja. Con el quinto, toro en el límite de las fuerzas, volvió Castella a mostrarse pulcro y aseado en una faena de poca consistencia condicionada por la falta de toro, pero de nuevo el hecho de matar al primer intento fue crucial para cortar una oreja, lo que no puso a todo el mundo de acuerdo. Perera no tuvo "material" propicio con el que hizo tercero, un animal abanto y sin raza, al que dedicó un gran esfuerzo para sujetarlo y arrancar algún muletazo con la mano izquierda de notable mérito; no obstante, la falta de oponente echó al traste con toda intentona por parte del extremeño. Y con el que cerró plaza más de lo mismo, otro toro sin opciones, con el que Perera no pudo hacer nada.