También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En su carta dominical de esta semana dedicada a la Navidad

El obispo de Segorbe-Castellón lamenta que una sociedad sin Dios se vuelve "egoista y calculadora"

Monseñor Casimiro López Llorente comenta que "el afán desmedido de lucro a costa de los demás, las víctimas de la violencia y de los malos tratos, las situaciones de injusticia, el terrorismo, el desprecio de la vida humana, y otras situaciones adversas" son la causa de la frialdad egoísta y calculadora de un mundo que vive sin Dios.  

El obispo de Segorbe-Castellón expone en su carta semanal que el gran mal "de nuestro mundo es declarar la muerte de Dios para suplantarlo por el hombre".  Y pide, aprovechando estas fechas, acoger al Niño Dios, que "no es una idea o una invención humana", sino que "se hace uno de los nuestros y es quien da valor, sentido y dignidad a la vida de todo ser humano. Dios aparece en el horizonte de la historia para proponer a los hombres un nuevo futuro de esperanza". Monseñor López Lloreente anuncia que "este Niño tierno y frágil cambiará la historia del hombre: las desgracias en gracia, la muerte en vida, el sufrimiento en gloria, la tristeza en alegría, el odio en amor, la esclavitud en libertad, la debilidad en fuerza, los llantos en alegría, la corrupción en solidaridad, los rencores en fraternidad gozosa. En este Niño-Dios se nos da el amor de Dios. El quiere nacer en todos. Acojámosle".

Lo más visto