También en directo
Ahora en vídeo

Manipulación en los mercados

De 

La Comisión Europea ha acusado este martes formalmente a los bancos CréditAgricole, HSBC y JPMorgan de manipular el tipo de interés que se utiliza para fijar el tipo de algunos productos financieros derivados. Es la segunda vez que lo hace. La Comisión Europea ya impuso en diciembre una multa de 1.710 millones a seis grandes entidades financieras internacionales por lo mismo. Estas sanciones parecen alejadas de la realidad cotidiana pero tienen mucho que ver con la prosperidad de Europa y del mundo. Los mercados financieros se han sofisticado mucho e incluyen productos muy complicados. Por eso se hace necesaria una vigilancia y una fiscalización de los operadores por parte de autoridades que sean ajenas al mundo de los negocios. La desregulación, de hecho, fue una de las causas del inicio de la crisis en 2008 en Estados Unidos. La manipulación de algunos de los tipos de referencia supone que el mercado acaba controlado por algunas entidades. Las finanzas y sus productos dejan de estar al servicio de la economía real para estar a merced de los intereses de los más poderosos. El caso de los derivados es paradigmático. La política, los gobiernos y las instituciones trasnacionales, como en este caso la Unión Europea, tienen un papel fundamental. En contra de lo que proclaman algunos, el egoísmo individual no se convierte en beneficio general gracias a la intervención supuestamente milagrosa de la mano invisible del mercado. El Estado es necesario. Hablamos de un Estado inteligente, eficaz, que intervenga no para sustituir a la sociedad, sino para facilitar su desarrollo.

Lo más visto