También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Baloncesto | Liga Endesa

El Madrid hunde al Manresa y el Estudiantes al Unicaja

El Real Madrid se dio un festín anotador ganando 104-70 al Manresa. Los estudiantiles se impusieron al Unicaja 82-68. El Barça sufrió para ganar 72-70 al Fuenlabrada.
Granger intenta encestar ante los defensores del Unicaja (Reuter)
Granger intenta encestar ante los defensores del Unicaja (Reuter)

Barcelona, 72 - Mad Croc Fuenlabrada, 70 Una canasta al límite del tiempo de Ante Tomic, el día de su 26 aniversario, ha servido para que el Barcelona se llevara la victoria ante el Mad Croc Fuenlabrada, en un partido con muchas alternativas y que no contó con la presencia de Juan Carlos Navarro. Los de Xavi Pascual jugaron a remolque durante todo el partido (17-33, m.21) y sólo la potencia de su juego interior les dio el aire suficiente ante el gran acierto exterior de los visitantes. Xavi Pascual dio descanso a Juan Carlos Navarro e hizo debutar en el Palau a Brad Oleson como titular y con poca fortuna, pero los visitantes optaron por jugar desde el perímetro y con siete triples (Kurz, 4, Feldeine, Mainoldi y Vega) de nueve intentos en el primer cuarto, destrozaban totalmente la defensa catalana (15-28). Ni las rotaciones de Pascual hacían reaccionar a su equipo y solo Tomic (7 puntos) plantaba cara en la zona visitante. El segundo triple de James Feldeine daba la máxima ventaja al Fuenlabrada (17-33, m. 12) y Pascual devolvía a Tomic a la pista, cerrando mejor la defensa para salir al contragolpe. Fueron buenos minutos de Xavier Rabaseda - que cumplía su encuentro número 100 como azulgrana - y su equipo firmó un parcial de 7-0 (24-33, m.14) que cortaba la racha visitante. Los de Trifón Poch estaban decididos a dar la cara, pero la superioridad de las rotaciones del Barcelona iba minando su resistencia y su efectividad exterior (1 de 5 triples). Un nuevo parcial de 7-0, con Mickeal (5 puntos) muy acertado establecía un corto 33-37 al descanso. Un triple de Walters daba aire al Fuenlabrada al comienzo del tercer cuarto (33-40, m.11), pero Tomic y Mickeal lanzaban al Barça a un parcial de 10-2 que ponían a los locales por delante por primera vez en el encuentro (43-42, m.26), pero los visitantes no se rendían y obligan a Pascual a pedir tiempo al comienzo del último cuarto (53-55, m.33) tras una canasta de Quino Colom. En el Fuenlabrada, Kurz, que llevaba 20 minutos en blanco sumaba su quinto triple (56-60, m.32), pero el Barcelona, de la mano de Marcelinho y del hoy efectivo Alex Abrines, volvió a la carga y a tomar el mando del encuentro con un parcial de 10-3 (66-63, m.36). Trifón Poch pedía tiempo para reorganizar su defensa y el Barça se limitó a imponer su ritmo. Walters empataba con un triple a falta de cinco segundos (70-70), pero Tomic se regaló una victoria al capturar un mal tiro de Rabaseda y anotar la canasta de la victoria con el crono casi a cero. Real Madrid - Manresa (104-70)El Real Madrid se dio un festín anotador, 104-70, ante un Manresa en el polo opuesto de la clasificación que evidenció su falta de recursos ante el líder, que rompió su peor racha del año tras acumular dos derrotas, en la Copa del Rey y la Euroliga. El partido puede resumirse en los quince primeros segundos con una buena defensa del Real Madrid, recuperación del balón y contraataque que culmina en canasta. Fue como una especie de tarjeta de presentación. A partir de ahí, el Manresa hizo cinco minutos aceptables, ante la pasividad de los locales, en los que incluso llegó a contar con cuatro puntos de ventaja (6-10, min 3), pero eso fue todo lo que aguantó. En el minuto 5 el resultado fue 14-15 y al final del primer periodo, 34-19 con un parcial de 20-4 a favor del Real Madrid. Las diferencias crecieron y crecieron para llegar al descanso con un meridiano 63-30. Sobran comentarios. El Real Madrid, tras dos derrotas consecutivas, en la Copa del Rey y en la Euroliga, salió decidido a darse un festín ante un Manresa que evidenció muchas carencias en todas las posiciones y que justificó su baja clasificación.Asefa Estudiantes - Unicaja (82-68) Estudiantes dio otro importante paso hacia los 'playoffs' al derrotar por 82-68 a Unicaja, un rival directo, tras una buena actuación general de los locales entre los que sobresalieron English, Gabriel, Kirksay y Barnes. Unicaja salió dispuesto a secar a Carl English. A cualquier precio y por cualquier método. Jasmin Repesa, entrenador de los malagueños, dictó esa consigna a sus jugadores y Zoran Dragic sufrió las consecuencias al ser cambiado al minuto y medio y recibir una tremenda bronca de su técnico por no cumplir con lo solicitado. Los colegiales se hicieron todo lo fuertes que pudieron en defensa y estuvieron acertados en ataque, lo que les permitió cerrar el primer cuarto en positivo, 23-20. Unicaja recurrió a una zona muy activa, en el inicio del segundo período, que hizo daño a los locales por momentos, pero entre la defensa a English y el acierto colegial hubo imprecisiones. Y casi siempre que eso ocurre, Estudiantes saca tajada. Así las cosas, con el capitán Germán Gabriel a gran nivel (11 puntos) y con English (10), los colegiales se marcharon al descanso con diez puntos de ventaja, 46-36, ante un Unicaja en el que sólo Andy Panko destacó en la anotación, 10 puntos. Repesa se jugó la última bala de Unicaja con Calloway desde el inicio del último periodo, pero el partido estaba ya muy decantado hacia los locales, que con la victoria final por 82-68 dan otro paso en dirección a los 'playoffs' tras volver a ganar a un rival directo. Y, además, English fue el máximo anotador del partido con 17 puntos. Joventut - Uxue Bilbao (70-81) El Uxue Bilbao cogió aire en Badalona al ganar por 70-81 al Fiatc Joventut en un partido marcado por el desigual acierto de ambos equipos desde la línea de tres puntos. Los locales hicieron un pésimo porcentaje en la que es su principal arma (5/30), lo que le condenó a ir siempre por detrás en el marcador después de un 7-3 (m.5) inicial. Necesitaron 23 minutos y casi 20 lanzamientos para anotar el primer triple. Para el Uxue Bilbao, sin embargo, el acierto en los triples durante el segundo período con 8 canastas de 13 intentos les hizo lograr una ventaja (53-68, min 34) que resultó inalcanzable para los verdinegros a pesar de la reacción final de los locales. Cai Caragoza - Cajasol (67-75) El CAI Zaragoza, como ya hiciera en el partido de la primera vuelta de la Liga Endesa, ha vuelto a superar al Cajasol, en esta ocasión en Sevilla (67-75) y ante un rival que estuvo mermado por las lesiones de Satoransky y Williams. Pese al esfuerzo local por no dejar escapar el triunfo y las buenas prestaciones de Balvin (12 puntos y 8 rebotes) y Holland (17 puntos y 3 triples), el gran partido de Llompart y Van Rossom (32 puntos entre los dos) fue demasiado para un conjunto que seguirá peleando por no acercarse a los puestos de descenso. Gran Canaria - UCAM Murcia (68-78) El UCAM Murcia noqueó a un Herbalife Gran Canaria que sufrió con la disciplina defensiva de los visitantes y con la dirección de un Joe Ragland, que con sus 21 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias, rompió un maleficio de 10 derrotas ligueras que acumulaba el conjunto visitante en el Centro Insular de Deportes (68-78). Solo la dupla Newley-Toolson, que firmaron entre los dos 33 puntos, permitió a los amarillos mantener sus opciones ante un contrincante que se mostró más contundente en el perímetro. Obradoiro 84 - Baskonia 70 El Obradoiro se convirtió en la bestia negra de Baskonia tras vencerlo hoy por segunda vez esta temporada y romper su racha de doce victorias consecutivas tras el 84-70 logrado en el Fontes do Sar y haber provocado el despido de su anterior entrenador en el primer enfrentamiento de este curso. Los locales tardaron tres minutos en meterse en el partido, con un triple de Pavel Pumprla, y en ese momento ya iban 0-5, tras un buen arranque del rival combinado con varias pérdidas en ataque que hicieron que el público se pusiese nervioso. La distancia aumentó hasta los siete puntos (5-12, min. 5) gracias al acierto de Andrés Nocioni y de Fabien Heurtel a pesar de que los interiores pasaban desapercibidos mientras que el alero checo del Obradoiro y los hombres que juegan en la pintura intentaban recortar distancias. Cada vez se ajustaba más el marcador según se acercaba el descanso, y un 2+1 de Levon Kendall dio la primera ventaja a los suyos (15-16, min. 8) que terminaron el cuarto por delante a pesar de que las sensaciones no eran todo lo buenas que podrían haber sido (19-18). Robbie Hummel fue el hombre del Blusens Monbus en segundo periodo, pues con sus once puntos con 4/4 en tiros de dos y 1/1 en triples fue capaz de mantener a los suyos en el partido a pesar de que hubo otro jugador aún más acertado en el equipo rival, fue Maciej Lampe, con catorce tantos en esos diez minutos. A pesar de los intentos del ala-pívot norteamericano del conjunto gallego, el Caja Laboral consiguió irse en el marcador en dos ocasiones por cuatro puntos de diferencia (32-36, min. 16 y 36-40, min. 18), cuando más problemas había en el rebote de los de casa. Sin embargo, un balón mojado que llegó a las manos de Nemanja Bjelica dio pie a la remontada. La pelota se le escapó en una finta de tiro e hizo campo atrás. A partir de ahí una canasta de Pumprla, otra de Oriol Junyent y dos triples consecutivos de Alberto Corbacho hicieron un parcial de 10-0 que cambió mucho las cosas (46-40). En el inicio de la segunda parte el parcial continuó hasta el 13-0 con otro lanzamiento exterior del alero mallorquín, aunque lo rompió en la jugada siguiente Milko Bjelica con una canasta que desatascó a su equipo, que volvió a creer en sus opciones. Varias pérdidas y jugadas desacertadas fruto de las prisas y los nervios hicieron que los hombres de Zan Tabak se pusiesen a sólo cuatro puntos (53-49), aunque en este momento también llegó la precipitación del equipo visitante, que pudo haber recortado más la distancia, pero no lo logró en lo que sería su perdición. Un nuevo parcial de 9-3 para el equipo de casa transformó la exigua distancia en una algo mayor y la victoria parecía más cercana al inicio del último periodo (63-55), en el que el Blusens Monbus empezó mucho más metido. La calma impuesta en los ataques estáticos del conjunto compostelano era casi perfecta y la defensa era de tal calidad que, combinada con certeros y fugaces contraataques, amplió el margen hasta los diecisiete puntos (74-57, min. 34) cuando la victoria parecía que no se podía escapar. Entre Nemanja Bjelica y Lampe consiguieron que en el 37 la diferencia fuera de diez tantos, pero era demasiado y con algún hombre, como Andrés Nocioni, más dedicado a la protesta que al juego el partido acabó por quedarse en casa (84-70).

Lo más visto