También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
LÍNEA EDITORIAL

El lugar de la religión en la escuela

La oportunidad que tenemos de subsanar las asignaturas pendientes de nuestro sistema educativo, no debería perderse. Una de ellas es la asignatura de religión, que necesita de una regulación jurídica justa, adecuada a su naturaleza y a lo establecido en los acuerdos entre la Iglesia y el Estado. Aunque no se suele decir con frecuencia, una de las causas del fracaso educativo se encuentra en la deficiente formación en materia religiosa de las nuevas generaciones. Una deficiencia que afecta no sólo a los contenidos culturales del hecho religioso sino a la conformación de los criterios de responsabilidad personal y social.               Como ha señalado el Secretario de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Martínez Camino, en la Tercera de hoy del diario ABC, hay un lugar para la religión en la escuela. Y ese lugar es el que el Estado democrático reconoce a la libertad de conciencia y a la libertad de enseñanza. Quienes marginan la enseñanza de la religión en la escuela, contraponiendo incluso la ética a la religión, lo hacen porque le dan al Estado la capacidad de decidir e imponer cuáles son los valores éticos universales que deben enseñarse. Un papel que como puede comprobarse en la historia reciente, no corresponde al Estado. Reivindicar el espacio para la enseñanza de la religión en la escuela es apostar por la libertad de todos, por el pluralismo y la verdadera laicidad positiva.