También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ECONOMÍA| Según un estudio

Los jóvenes españoles cobran menos

Este informe realizado por tres profesores de la Universidad de Valencia demuestra que el salario de los menores españoles de 25 años es un 42% inferior a la media.

Frente a los 23.519 euros anuales de media que recibe el conjunto de la población asalariada, los jóvenes españoles reciben 13.575 euros, lo que supone un 42% inferior pese a tratarse de la juventud más formada de la historia, con un promedio de 10,3 años de estudio frente a los 6,9 de 1977. Estos son los datos que refleja el informe 'El futuro de la juventud. Una reflexión sobre los y las jóvenes en un contexto de cambio y crisis' elaborado por tres profesores de la Universidad de Valencia, que, si se suma una tasa de paro juvenil del 53 % que duplica la media, dibuja un panorama "desolador".Además de tener un salario un 42 % inferior a la media, el 47,3 % de los jóvenes entre 16 y 29 años tiene contrato temporal y el 39,1 % desempeña un trabajo para el que está sobrecualificado; todo ello "les impide contar con la independencia económica necesaria para emprender con garantías un proyecto personal propio".El informe detalla que los jóvenes con formación universitaria ganan un 36 % más que los que tienen estudios primarios, un porcentaje que se eleva al considerar el conjunto de la población.Asimismo, la tasa de paro entre los 16 y los 29 años es del 23 %, inferior a la del promedio de esta franja de edad, a la de las personas con bachillerato (26,2 %) y a la tasa de paro general (que en el segundo trimestre de 2012 era del 24,6 %).Por estos motivos, el informe anuncia que "podría estarse produciendo" una "desafección afectivo-emocional" ante el trabajo, algo que se justifica "por su precariedad, por la baja cualificación requerida y, en consecuencia, la limitada oportunidad de realizarse y desarrollarse profesionalmente". El documento que emplea datos del segundo trimestre de 2012, indica que, pese a que la tasa de paro juvenil triplica la de personas mayores de 55 años, la situación de los que sí tienen empleo "tampoco puede calificarse de satisfactoria".