También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Las contradicciones turcas

La guerra contra el Estado Islámico deja al descubierto paradojas y contradicciones en Oriente Próximo. Algunas son positivas, como el acercamiento entre EE.UU. e Irán, quizá preludio de nuevos tiempos en el país de los ayatolás. Otros hechos obligan en cambio a afrontar incómodas realidades. Arabia Saudí y algunos emiratos árabes apoyan los bombardeos occidentales mientras financian el yihadismo. A esta lista de países se suma el gobierno islamista turco, que deseoso de recobrar su influencia en la zona, ha coqueteado con los islamistas radicales para, finalmente, verse sorprendido por la irrupción del Estado Islámico.Ante la disyuntiva de favorecer al Estado Islámico o apoyar a las milicias kurdas, Turquía se ha decantado por la primera opción. El Presidente Erdogán defendía el miércoles una ofensiva terrestre contra los yihadistas, para después no sólo dejar abandonada a su suerte a la ciudad siria de Kobane, en la frontera con Turquía, sino además bloquear la entrada de voluntarios kurdos. Esto amenaza con reactivar la violencia kurda en Turquía y vuelve a plantear la urgencia de abordar los diversos conflictos de manera conjunta, en una mesa regional, como pide la Santa Sede. No le falta razón al Vaticano cuando insiste en que, para que haya paz en la región, principios como el respeto a las minorías o la deslegitimación del yihadismo deben ser asumidos por todos.