También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Hermanos en la esperanza

El abrazo entre los sucesores de Pedro y Andrés ha quedado, una vez más, para la memoria agradecida y para la historia de la Iglesia. El Papa Francisco y el Patriarca Bartolomé han dado un paso más en el arduo camino ecuménico, que de forma muy similar hicieron ya posible anteriormente, con sus significativas presencias en Turquía, Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Ahora, y dejando claro que ese camino hacia la plena comunión no significa ni sumisión del uno al otro ni absorción, el Papa Francisco ha lanzado un nuevo envite a seguir caminando juntos, con el fin de superar, en el amor y en la verdad, los obstáculos que nos dividen. Como reza la Declaración conjunta publicada, católicos y ortodoxos estamos juntos en el martirio. Ese llamado ecumenismo de la sangre es un camino fecundo que se ha mostrado eficaz a la hora de trabajar, intensificando los esfuerzos para promover la plena unidad de todos los cristianos.Otro punto fuerte del viaje lo ha constituido el diálogo constructivo con el Islam. Durante su regreso a Roma el Papa Francisco ha dicho que es tan falso como injusto identificar la totalidad del Islam con el terrorismo. Pero no es menos cierto, como el Papa le dijo en conversación privada al presidente Erdogan, que si todos los líderes islámicos hablaran claramente y condenaran el terror, eso ayudaría mucho a derrumbar los estereotipos. Los retos que afronta el mundo actual así lo exigen. Saldríamos todos beneficiados, empezando por los propios musulmanes.

Lo más visto