También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La familia del joven asesinado en El Ejido pide el cambio de la Ley del Menor

Familiares y amigos del joven marroquí de 18 años asesinado en El Ejido (Almería), presuntamente a manos de dos menores de 14 y 16 años, se han concentrado frente a la Ciudad de la Justicia de Almería para reclamar un cambio en la Ley del Menor y que caiga sobre ellos todo el peso de la justicia.

Una de las hermanas de la víctima ha reclamado que sean "castigados por criminales que son, y no por menores", en declaraciones a la agencia EFE. "Ellos son niños, pero mi hermano también era un niño" y merece "justicia", ha dicho la joven, acompañada de varios familiares y amigos de la víctima, que han protestado con pancartas ante la Ciudad de la Justicia, donde hoy declaran ante la Fiscalía de Menores los otros cuatro chicos detenidos el pasado miércoles como presuntos encubridores. En la jornada de ayer, el juez decretó el ingreso en un centro de internamiento en régimen cerrado de los dos arrestados -también el miércoles- como presuntos autores del asesinato. El cadáver del joven Nasr, que nació en Tánger pero que llevaba en España desde los 2 años, fue encontrado el pasado 16 de diciembre en las proximidades del cámping de Almerimar, cerca de la playa de esta localidad de El Ejido, casi un mes después de su desaparición. Los seis detenidos por estos hechos, dos de ellos como presuntos autores materiales y cuatro por encubrimiento, tienen entre 14 y 17 años, y entre ellos hay cinco españoles y un ruso. Los cuatro chicos y las dos chicas arrestadas eran conocidos de la víctima, según ha asegurado su hermana Najlae, quien ha recordado que la familia denunció la desaparición de su hermano el pasado 20 de noviembre después de que saliera de casa para ver al grupo de menores y no volviera a casa. Algunas fuentes consultadas por Efe han apuntado la posibilidad de que los hechos estén relacionados con el menudeo de drogas, a la vez que han descartado "tintes racistas", si bien el móvil del crimen sigue bajo investigación.