También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Combatir al "yihadismo" desde la primera enseñanza

Pese a la labor de demolición de todo rastro de piedad en el Islam que llevan a cabo los “yihadistas”, resulta paradójico que los países musulmanes no se hayan puesto de acuerdo para condenar como blasfemia el terrorismo ejercido en nombre del Corán. Eso no significa que en esos países no se perciba la amenaza que para paz y la convivencia representan estos movimientos radicales. Así, los Hermanos Musulmanes en Egipto han sido puestos fuera de la ley después de haber ejercido el poder durante más de un año tras las revueltas de la “Primavera árabe”. Ahora es el rey de Marruecos, Mohamed VI, el que ha tomado la decisión de combatir desde la raíz todo extremismo religioso e impedir que se infiltre en la enseñanza el virus del islamismo ideológico. Según indica un comunicado del Gabinete Real, se ha puesto ya en marcha un plan destinado “a preservar el Islam del extremismo, imposturas e interpretaciones erróneas”, después de que, años atrás, se implantara una estrecha vigilancia de las prédicas en las mezquitas, donde se habían infiltrado imanes radicales llegados de otros países. Esto lo puede hacer Marruecos, donde el rey es “Comendador de los Creyentes”, es decir, la primera autoridad religiosa que ejerce también un amplio poder ejecutivo. Lo cierto es que Marruecos, como ya ocurre en los propios países europeos, España entre ellos, está profundamente preocupado por la captación de jóvenes a los que se promete el paraíso a cambio de dar su vida en guerras como las de Irak o Siria, donde el “yihadismo” centra ahora su actividad terrorista, sin dejar de lado su proyección internacional.