También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Operación Puerto

Belda: "Ninguna bolsa de sangre corresponde a un corredor de mi equipo"

También ha declarado Manolo Saíz: "Solo he hablado con Fuentes de Isidro Nozal; a partir del año 91 no he estado nunca en compañía del doctor Fuentes y un ciclista".
Vicente Belda, saliendo de los juzgados (REUTERS)
Vicente Belda, saliendo de los juzgados (REUTERS)

Vicente Belda, uno de los ex directores deportivos imputados en la Operación Puerto, señaló en su declaración ante la magistrada del Juzgado de lo Penal número 21 de Madrid que "ninguna de las bolsas de sangre encontradas en los registros corresponden a ninguno" de sus corredores.Belda aseguró que nada más estallar la Operación Puerto los entonces gerentes del Comunidad Valencia y el cuerpo técnico del equipo "nos ofrecimos a todas las autoridades nacionales e internacionales que podían realizarnos todo tipo de pruebas analíticas, y ningún estamento se brindó" "Nosotros acudimos al laboratorio acreditado por la UCI en Valencia ante acta notarial y depositamos 20 muestras de ADN, luego remitimos una muestra a la Federación y una segunda al CSD por si las querían cotejar", explicó.Belda admitió que conocía a Eufemiano Fuentes desde 1995, pero aclaró que una vez acabada la relación laboral con el doctor canario no recomendó a ningún corredor tratarse con él, ni conocía que Fuentes trataba a ciclistas y otros deportistas, pero desconocía el tratamiento a base de extracciones.A pesar de que en los registros policiales aparecieron programas para corredores del Kelme, Belda avaló lo que ya había comentado el pasado miércoles Yolanda Fuentes: que el código ético impedía a los corredores del equipo de la Comunidad Valenciana tratarse con un médico ajeno a la formación: "A los corredores se les explican las normas del equipo y no tienen autorización para ir a otro médico ajeno al equipo. Yo no sé si entre hermanos pueden hacerse consultas, pero no me consta que mis corredores acudieran al laboratorio de Fuentes.Nunca tuvimos advertencia alguna de la UCI", explicó Belda.El extécnico de Cocentaina también habló del caso de Jesús Manzano: "Manzano estuvo en mi equipo de 2000 a 2002 y no renovó por una indisciplina total. Murió su padre y a partir de ahí hubo llamadas y lloros de su madre para que le renovásemos. Pepe Quiles, patrón del equipo, le renovó dos años, hasta 2004".Después relató dos desfallecimientos que tuvo Manzano en carrera, en el Tour de Francia y en Portugal y abundó en su indisciplina."No tenía carné de conducir. Un día se fue con "Chaba" Jiménez un viernes y cuando regresó el lunes su madre me llamó llorando: "haga algo", me dijo.Además, "en la penúltima etapa de la Vuelta le pillamos con una señorita en la habitación que no era su compañera y le expulsamos", afirmó. Tras estas palabras, el abogado de Jesús Manzano, Juan Carlos Sánchez Peribañez, anunció ante la jueza la posibilidad de presentar una querella contra Belda.Sobre las consecuencias de la Operación Puerto en su persona, Balda se mostró tajante: "me quitaron el derecho a trabajar, hemos sido calumniados, apestados, me han arruinado la vida. Ahora estoy pendiente de que me aprueben una pensión de 400 euros. Una consecuencia de esta imputación. Todo esto me ha causado un grave problema, a mi y a mi familia. A mi hijo ciclista le han cerrado las puertas por ser mi hijo", concluyó.Por su parte, Manolo Saiz, ex director deportivo de los equipos ONCE y Liberty, declaró hoy que accedió a que corredores suyos, como Roberto Heras, Marcos Serrano y Ángel Vicioso fueran tratados por el doctor Eufemiano Fuentes, aunque no sabe en qué consistía el "seguimiento" que éste les hacía.En la cuarta sesión del juicio por la Operación Puerto, en el que es uno de los cinco acusados, Saiz señaló, a preguntas de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado, que Roberto Heras, corredor del Liberty en 2004 y 2005, le pidió permiso para que le llevara el doctor Fuentes: "En repetidas ocasiones le digo que no me gustaría que nadie estuviera fuera del equipo, pero un día accedo. Acceder no es hacer de intermediario".Saiz afirmó que no sabía "en qué consistía ese seguimiento", pero que le constaba que Fuentes "trabajaba con Heras antes de estar en el equipo", y añadió que también accedió después cuando se lo pidieron Marcos Serrano y Ángel Vicioso, lo que comunicó a los responsables médicos de su equipo.Manolo Saiz afirmó que su relación profesional con Fuentes acabó en el año 1991, cuando trabajaba con él en el ONCE, y que desde entonces "jamás" estuvo "con él en compañía de un ciclista"."Sólo hablo con Fuentes de Isidro Nozal. Le dije que me gustaría que le ayudara, pero no sé si lo hizo. En mi declaración dije que presupongo pero no puedo certificar. Después de lo que pasa con Nozal dejo de tener relación con Fuentes", señaló. El exdirector deportivo sí admitió la existencia de una deuda con Fuentes desde la marcha de éste del ONCE en 1991: "en ningún momento, y lo subrayo, yo estoy allí para hacerle ningún pago al doctor Fuentes. El único objetivo es la renovación del ingreso de la niña del doctor Fuentes, el ingreso ya lo habíamos hecho", respondió a preguntas de la Fiscalía y la Abogacía del Estado.También rechazó que Fuentes enviara medicamentos a sus corredores y dijo que Alfredo Córdova, otro de los acusados cuya causa fue archivada, estaba en su equipo y "su función era organizar los trámites entre la UCI y el equipo".Saiz, que se negó como el resto de acusados a responder a las preguntas de las acusaciones particulares, dijo que no tenía relación "ni personal, ni profesional" con Yolanda Fuentes, otra de las acusadas, que fue jefa médico del Comunidad Valenciana.

Lo más visto